El día que quise ser original


Realismo mágico a la española

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado

Doctor  y Profesor de Lengua y Literatura

Si se tratara de una receta, diríamos que es de nivel avanzado. Y es que La orilla oscura, de José María Merino –Editorial Cátedra- se puede leer a distintos niveles.

Uno primero nos dejará en la historia de ese profesor que nos narra su viaje a Costa Rica, y en el que le ocurren cosas muy extrañas.

Si optamos por leer la excelente introducción de Ángeles Encinar, nos daremos cuenta de todo el jugo que tiene la obra. La profesora Encinar se ve obligada a representar gráficos que nos ayudan a la comprensión de los juegos de identidades que aparecen en las historias que se entrecruzan en la novela, como si leyéramos un tratado de física cuántica.

Ella también se refiere a obras de referencia a la hora de escribir la novela, como La vida es sueño, de Calderón de la Barca. Ésta, en concreto, por la obsesión de José María Merino por el sueño y la vigilia.

Y en este mundo de duermevela hispanoamericana, me parece que una de las referencias más evidentes es la del realismo mágico.

Unos taquitos de Lezama Lima, aromas de García Márquez y una pizca de Valle-Inclán y de las novelas de dictador en general, completarán la receta que estamos cocinando.

En este baile de nombres no podemos dejar de mencionar a nuestro querido Aquilino Duque, que es otro de los escritores a los que podríamos catalogar de realistas mágicos a la española. Un saludo para él si nos lee.

La guarnición de este realismo mágico viene dada por próceres y generales centroamericanos que crean una ambientación cálida y colorida. Especial mención al vigilante del museo que es el señor amable de Hispanoamérica por excelencia. Ese señor que habla con uno largo y tendido y que le ayudará sin pedir nada a cambio. Simpatía caribeña y nada más.

Nuestros lectores más exigentes se darán cuenta de que estamos hablando de Literatura de muchos quilates, por eso hoy hemos desobedecido a la Academia poniendo mayúsculas a la palabra favorita de esta sección –Literatura, se entiende-.

En el aspecto formal les remitimos a la colección Letras Hispánicas, de Cátedra, de sobra conocida por nuestros lectores. Es decir, excelente calidad en tamaño reducido, como el azafrán. No por ello dejarán de tener lectura para toda la semana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s