“El alma de la computadora”, de José Villacís


Utopías del Siglo XXI

Clasificación: Ensayo

Editorial: Sial Pigmalión / Ensayo

Allá por el Fin-de-Milenio –la grafía es de Eugenio D’Ors- pasado había un pesimismo fuera de lo común.

El fatalismo y la sensación de que el mundo se iba a acabar culminó en el miedo y una producción de obras definitivas que, en todo caso, cerraban un Milenio y estrenaban otro. Entre ellas, “El mundo de Sofía”, de Jostein Gaarder. Su objetivo era demostrar que otra enseñanza era posible, que había otra manera de plantear La Educación más atractiva. El tiempo le ha dado la razón y ha superado con creces aquella revolución. Pantallas Digitales, viajes tanto dentro como fuera del continente, libros de texto gratuitos, profesores como autoridad, bilingüismo para todos… En definitiva, una educación que se escapaba a las posibilidades del Siglo XX.

El polifacético y cultivadísimo José Villacís nos ofrece una versión 3.0 de aquella obra.

En formato de diálogos que van cerrándose en jornadas, al estilo de Sócrates, Platón, Aristóteles, Joan de Timoneda, Joseph de Maistre… se van planteando una serie de cuestiones que por un lado, son las grandes cuestiones de La Economía Universal; por otro, nos presentan las soluciones que los pensadores más capacitados están planteando cara al futuro.

En este sentido, los textos previos aparecen firmados, nada menos que por Noam Chomsky y Juan Velarde.

Uno de los mensajes que se repite hasta la saciedad es que no se debe culpar de nada a una persona en concreto, ni siquiera a un colectivo. La Computadora, El Lobo de Hobbes –citado hasta la saciedad- actúa en función de unas energías, de los teclados en los que no escriben más que los altísimos funcionarios. Ni siquiera ellos porque, a su vez, sus manos son guiadas por otras presiones colectivas que responden a otras presiones que pueden, perfectamente, venir del pasado más remoto.

En la cubierta, El Ojo que todo lo ve nos remite a mitologías; a fuerzas del bien y del mal; a cuentakilómetros que colisionan de arriba abajo o viceversa; a otros ojos que son mirados por ese ojo que todo lo ve y, por supuesto, a los cables que todo conectan y que son lo que da sentido o no, al mundo en el que vivimos. Sea o no, más inhumano que el que se vivió en el pasado.

Toda buena filosofía plantea una cuestión y, después de leer el libro, pueden tener más luz o más dudas al respecto. Que lo disfruten.

Adolfo Caparrós

Anuncios
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Ensayo y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s