“El gato de la bruja”, de Helena Cosano


Para niños y mayores

 Clasificación: Cuento

Editorial: Éride

La obra que hoy recomendamos tiene una de las virtudes más interesantes que pudiera tener cualquier obra de arte. Ser para todos los públicos.

Es decir, ser capaz de interesar, conmover y llegar a cualquier persona. Evidentemente, quien pide a su lectura una subida de adrenalina intensa, una trama estresante o un libro de estos que estamos leyendo sabiendo que nos está destrozando pero sin que nos importe ese sufrimiento y su consiguiente contaminación no van a encontrar en “El gato y su bruja” ese tipo de libro. En todo caso, invito a los lectores más duros a que por un día se dejen llevar por una lectura blanca. Ese tipo de lecturas que nos sanan las heridas, que nos suponen un alivio y nos lanzan un mensaje positivo.

Trasto

O no tanto, el libro tiene varias lecciones y varias advertencias. La vida necesita de sanación porque nos hace heridas. O ese mensaje claro y meridiano que nos dice que con las brujas no se debe jugar porque pueden ser nuestras mejores amigas o nuestras peores enemigas.

La trama nos presenta a Trasto, un gato pelirrojo del que se nos cuenta hasta el misterio de su concepción. Su padre –Kiko- era un gato salvaje que conoce a Nina –una gata doméstica pero con el mismo instinto salvaje de Kiko-

Nina cae rendida ante el instinto de Kiko y se fuga con él, pero la cosa no sale bien y vuelve a casa sucia, flaca y embarazada. Sus dueños la acogen con los brazos abiertos.

De los tres gatos que trae al mundo, dos son tan dóciles como su madre, pero Trasto ha salido al padre y trae a los dueños por la calle de la amargura. Casandra, la bruja protagonista, queda prendada de un gato tan pelirrojo como ella y encuentra la fuerza del destino esa fuerza potente a la que no se puede superar nos guste o no.

Casandra es amiga de Helena, otra bruja que vive en una preciosa casa con jardín. Según pasean para visitarla aparece otro ser simbólico muy presente en la Literatura de la autora, una mariposa a la que Trasto daña. La lección es que si se hace el mal, el mal te devuelve tu acción. Por otro lado, para reparar los daños del mal hay que derrochar mucho Amor, la fuerza más potente y que más desgasta.

En la casa y el jardín de Helena continúa el cuento pero no vamos a seguir contando. El libro tiene unas ilustraciones fantásticas y con mucho color a cargo de Díaz-Banda y al lado de la palabra FIN coloca un <Continuará> que nos hace sonreír con la esperanza de volver a sentir la magia de Trasto, Casandra y Helena que se despiden dejando la puerta abierta a nuevos encuentros.

Adolfo Caparrós

Anuncios
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Cuento y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s