La Odisea, de Homero


La diosa Atenea

La diosa Atenea era ojizarca por sus ojos azulesOdisea

A Ulises ayuda cuando él se lo pide

También le castiga por Celos de este

La diosa Atenea cubre de niebla la huída de Ulises

Otras veces, celosa, ayuda y castiga

Le quita un problema y le mete en otro mucho mayor.

Tal es la devoción de Ulises por su diosa amada que cuando llega a su Itaca descubre que está más enamorado de su protectora Atenea que de Penélope, su mujer.

La madre de su hijo que ha esperado paciente defendiendo un reino exhausto y en amenaza de múltiples buitres que acechan pensando que Ulises no va a volver.

Es la gran desgracia de “La Odisea” Ulises termina enamorado de alguien fuera del alcance de sus posibilidades, una diosa.

Gasta todas sus energías en volver a un reino que ya no es su reino.

Penélope ha tenido mil pretendientes pero está enamorada de Ulises. Del Ulises que se fue, no del que vuelve. Un guerrero que ya no siente amor por ella.

Un Ulises enamorado de los dos luceros azules que le han guiado en su vuelta a casa.

¿Tragedia? ¿Poesía? ¿Narrativa?

¡Qué más da! Una de las historias más bellas y más tristes jamás escritas.

Por Adolfo Caparrós Gómez de Mercado

Anuncios
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Clásicos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s