Una extraña en la playa, de Marie Hermanson


Vivir la vida que uno desea

Clasificación: Novela

Editorial: Alevosía / SiruelaUna extraña en la playa, de Marie Hermanson

Ahora que estamos en verano y que muchos estamos de vacaciones, otros están a punto de irse, otros acaban de llegar y otros no las tienen qué mejor historia que una tipo Verano azul en la que un grupo de adolescentes disfruta de la amistad, del sol y de los juegos a la orilla del mar.

Eso sí, pese a haber nombrado a la exitosa serie de televisión la novela que hoy presentamos tiene otras pretensiones y otro tono. De entrada se trata de una historia que se desencadena al encontrar una mujer que lleva a sus hijos al lugar en el que veraneaba en la infancia los restos mortales de alguien.

Es ahí donde la protagonista empieza a recordar su adolescencia en aquella zona. La amistad con Anne Marie y su familia. Lo feliz que fue con ellos y cómo sentía que estaba mejor con aquella familia que con la suya propia. Algo que ocurre muchas veces ya que esos primeros amigos a los que elegimos o que nos eligen suelen tener una relación con nosotros que poco tiene que ver con las restricciones de la educación infantil. Más en los años 70 en los que se desarrolla la historia.

Esa preciosa historia de veraneos idílicos se cruza con otra, la de una chica autista que resulta tener una conexión con la familia citada que solo conoceremos si llegamos al final de la historia. Desde luego, no voy a desvelarla porque es una de las gracias y de las intrigas que nos harán buscar en el texto hasta poder entender qué relación tienen ambos relatos.

Se me antoja que esta novela, les recuerdo, Una extraña en la playa, de Marie Hermanson –Editorial Alevosía / Siruela- es una historia más que adecuada para estos días en los que apetece algo ligero y no muy exigente pero con un tono y unas pretensiones suficientes para no tener la sensación de estar uno inmerso en la pachanga playera imperante en la que las revistas del corazón y otras literaturas de menos fuste hacen su agosto.

En la cubierta aparece esa extraña a la que hace alusión el título y que no irrumpe en el relato hasta llegada la mitad del mismo. Se trata de una niña con autismo, adoptada y que sirve de nexo inevitable entre las dos historias. El tamaño, el peso y el tipo de letra son más que adecuados. Los tonos azules y ocres de la playa y la arena nos aportarán a los que no vamos a ver la playa en estos días una imagen de consuelo. Que la disfruten.

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado

Doctor en Lengua y Literatura    

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mujer, Narrativa, Novela y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s