El cuento más maravilloso jamás escrito, de Edward Berry


Clasificación: Infantil y juvenil
Editorial: La GaleraEl cuento más maravilloso jamás escrito, de Edward Berry

Aunque se titule cuento, el de hoy es más largo que alguna de las célebres <nivolas> de Miguel de Unamuno. Les puso ese nombre porque le colgaron el sambenito de que no eran novelas por su brevedad. Ante la tesitura, el gran Unamuno, con su ingenio y gracejo característico, sentenció: <pues si no son novelas, serán nivolas>

Por otro lado, se trata de un relato para niños que está tan bien escrito que agradará a algún adulto que se anime a leerlo o al que se ponga con los más pequeños de la familia para contárselo. Así llegamos a una de las claves de interpretación de este cuento, se llama la reescritura. ¿En qué consiste?

La reescritura consiste en utilizar una historia de referencia que uno varía de tal manera que deja de ser la historia de otro para convertirse en una historia nueva que ha creado uno a partir de otra que ya existía. En el caso de nuestra recomendación de hoy, recordamos, El cuento más maravilloso jamás escrito, de Edward Berry –Editorial La Galera- el cuento de referencia sobre el que se escribe el nuevo cuento es Peter Pan, de James M. Barrie. Además, quienes hayan visto solamente la película tendrán la oportunidad de conocer las diferencias entre ambas versiones ya que en el texto se mencionan. Por cierto, el autor escribe bajo un seudónimo –un nombre falso- que se parece mucho al del autor de Peter Pan.

Como es natural, para reescribir el cuento de Peter Pan hay que inventar algo que aporte novedad a las historias disponibles. Es aquí donde Edward Berry se muestra muy ingenioso y dialoga con otras literaturas, por ejemplo, La historia interminable, de Michael Ende. Al igual que en este libro, en el cuento de hoy el mundo de la fantasía se ve en peligro y dos niños enamorados de la literatura, en concreto dos hermanos que se nos hacen la mar de simpáticos, se tendrán que infiltrar en el cuento de Peter Pan para evitar que pase algo que acabaría con la versión original del cuento.

Interesante, ¿verdad? Pues no pienso contar nada más para que se lea el cuento. Sí puedo asegurar que la gran mayoría de los que lo lean van a quedar muy contentos. Además, hay unas ilustraciones muy adecuadas que también van a gustar a todos. El ilustrador es Stefano Turconi.

Al final del cuento hay una sorpresa ya que, una vez terminada la historia, se ofrece un juego que bien se podría aplicar en un aula o bien lo podría hacer cualquier niño por su cuenta.

Formalmente, se trata de un libro de pasta dura, resistente y de peso muy razonable, con una letra muy fácil de leer y un lenguaje adaptado a sus lectores, algo que he intentado también por momentos en esta reseña. Más de doscientas páginas de diversión con esa sorpresa final en forma de juego que supone un regalo adicional al ya muy buen regalo que supone el libro. Que lo disfruten.

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado
Doctor en Lengua y Literatura

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuento, Infantil y juvenil, Narrativa y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s