La corona, de Nancy Bilyeau


 
Clasificación: Novela Histórica
Editorial: Alevosía / SiruelaLa corona

Normalmente asociamos la moda al sector textil, a los complementos, como mucho a los usos y costumbres. Sin embargo, la moda lo inunda todo. Se pone de moda una película, un lugar de copas, un género literario…

Ahora están en auge las novelas policíacas y las históricas. Lo máximo es la combinación de ambas de manera que pueda tratarse de un género policíaco con algo de historia o viceversa. La vanguardia de la tendencia es subirse a la máquina del tiempo al estilo Félix J. Palma, y recientemente, con la serie de televisión El Ministerio del tiempo.

Nuestra propuesta de hoy, La corona, de Nancy Bilyeau –Editorial Alevosía / Siruela- está en esa línea así que si le están gustando ese tipo de historias no dejará de gustarle también la que hoy ofrecemos.

Tiene también un toque religioso que se puso de moda con El Código da Vinci ya que la protagonista –Joanna Stadfford- resulta pertenecer a la familia real de los Tudor y ser novicia. Precisamente, su arrojo, su formación cultural y religiosa y su implicación en una serie de detenciones en la que también se apresa a su padre, le llevan a una propuesta que desencadena la cuestión principal de la novela. Si encuentra la corona de Athelstan, una corona realizada con las espinas de la corona original que portó Jesucristo en su calvario, conseguirá que tanto su padre como ella queden libres.

Dadas las fechas en las que estamos, y más todavía las que se avecinan, se antoja una lectura más que motivadora para estos días.

En Estados Unidos, donde se ha publicado esta primera novela ha aparecido ya la continuación, El Cáliz, con lo que parece posible que si el libro encuentra la acogida esperada se publique también esta segunda parte protagonizada también por la joven novicia.

Se trata de un estilo canónico, es decir, ágil, bien documentado, que aporta curiosidades de época a la par que nos introduce en la trama de tal manera que las páginas vuelan una detrás de otra sin que casi podamos dejar de leer. Es un libro de esos que puede hacer que nos metamos tanto en él que nos pasemos de parada de metro, por ejemplo.

Formalmente, las pastas duras, el papel de calidad, la letra muy cómoda para leer hace que el número de páginas y el peso sean un poco altos. Sin embargo, no tanto como para no poder transportarlo en un bolso, mochila, maletín o similar sin que suponga demasiado esfuerzo. En la cubierta, una joven vestida de carmesí, con sedas de calidad y gran profusión de joyas nos remiten a un género que nos atrae, entre otras cosas, por estas, el vestuario, los decorados, la recreación de ambientes… se trata de un detalle del cuadro Elizabeth I when a Princess (1533-1603), atribuido a William Scrots. Una elección muy acertada que hace que el libro sea de esos que, seguro, nos van a llamar la atención en la típica mesa de novedades de cualquier librería, o en su defecto, de cualquier escaparate.

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado
Doctor en Lengua y Literatura

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Bestsellers, Mujer, Narrativa, Novela Histórica y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s