Poeta en Nueva York, de Federico García Lorca


Clasificación: Poesía
Editorial: Galaxia Gutenberg / Círculo de lectoresPoeta en Nueva York

Una de las obras cumbres de la poesía del siglo XX, no solamente a nivel nacional; sino también internacional, es la que hoy recomendamos. Se ha convertido en todo un clásico del Surrealismo por méritos propios y uno de los libros que uno debería salvar en caso de incendio en plan El nombre de la rosa.

Se trata de una lectura de alto nivel de dificultad en la que a veces son necesarias varias vueltas atrás para desentrañar el sentido de las palabras. Recientemente, en un Club de Lectura organizado por la Biblioteca de la Universidad CEU San Pablo hemos abordado esta obra con aprovechamiento notable.

Son muchas las aportaciones de Jesús Gómez Troyano, Rebeca Jareño y Andrea Reyes en este sentido y me costará no dejarme cosas en el tintero. Ha gustado la variedad de ritmos que a veces hace que los versos fluyan con facilidad y en otras provoca pequeños atascos que se deben resolver. También ese análisis profundo del poema homenaje a Walt Withman en el que se aborda la homosexualidad enfrentando los enfoques ateniense del amor platónico y romano de la bacanal con profundo desprecio de la segunda opción.

También se han encontrado abundantes referencias a la cultura religiosa, en concreto, tras la lectura del libro, varios teníamos la sensación de que Lorca intuía el trágico final que le esperaba. De hecho, dada la profusa aparición de animales en el libro y el significado simbólico que suelen tener en la obra del poeta granadino, busqué expresamente cuál era ese último animal que aparecía en el poema que –todo hay que decirlo- como bien explica Andrew A. Anderson en el estudio previo, es una obra póstuma, con lo cual podría haber variado el orden. En todo caso, ese último animal es el gallo. Más que como un dedo acusador apuntando claramente a una persona, como ocurre en Los Evangelios, entiendo que es un dedo que acusa a la traición en general. En este sentido, Jesús Gómez Troyano aportó una referencia complementaria a este libro que puede ser de utilidad, se trata de El 5º Evangelio, de Eutimio Martín. Un estudio que incide en todas estas cuestiones.

Llama también la atención que la única alusión mitológica del libro sea al dios Apolo. Apolo es la belleza imposible de alcanzar, la belleza como una meta que se encarna en Dafne y que cuando por fin se roza con la yema de los dedos se transforma en un árbol.

Felicitamos a la Editorial Galaxia Gutenberg por esta edición excelente que recupera la versión original.

Formalmente, se trata de un libro de tamaño medio, no demasiado pesado y de un acabado exquisito, yo diría que de coleccionista. Aporta imágines de los textos manuscritos, en definitiva, se trata de una edición de capricho. En la cubierta unas huellas, unos ojos que nos recuerdan al gran hermano que todo lo ve y ese caballo constante en Lorca que nos recuerda esa pasión latente en el autor que no termina de expresarse, porque como bien se ha debatido en el Club, la clave del libro está en ese sentimiento que el poeta quiere expresar y que no termina de salir afuera. Él lo simbolizaba de manera magistral en sus caballos encalabrinados pateando las puertas, aunque en este caso la imagen sea de una de sus grandes obras dramáticas, La casa de Bernarda Alba. Que la disfruten.

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado
Doctor en Lengua y Literatura

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Clásicos, Poesía y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s