El cuarto de las estrellas, de José Antonio Garriga Vela


Clasificación: Novela contemporánea
Editorial: Siruela / Nuevos TiemposEl cuarto de las estrellas, de José Antonio Garriga Vela

El libro de hoy, además de venir avalado por el prestigioso Premio de Novela Café Gijón supone una lectura con más pretensiones que la novela comercial al uso, pero lo suficientemente ligera –si se acepta el término- para proporcionarnos buenas horas de ocio sin tener que estrujarnos demasiado el cerebro para comprender el argumento o para seguir una saga de personajes que, en este caso, tendremos localizados desde el primer momento. Es decir, un justo medio aristotélico ideal para quienes huyen de lo facilón pero a estas alturas del curso están para pocos sobresfuerzos.
Así, El cuarto de las estrellas, de José Antonio Garriga Vela –Editorial Siruela / Nuevos Tiempos- destaca por el escenario absolutamente hostil a quienes lo habitan –Locus Eremus es el término técnico que designa a estos lugares- Un entorno en el que una cementera llena de polvo y humo a los habitantes de La Araña, un lugar que recuerda a la Comala de Juan Rulfo en Pedro Páramo, y de alguna manera, al Ainielle de Julio Llamazares en La lluvia amarilla. Todos ellos lugares fantasmagóricos en los que conviven fantasmas y vivos, allí donde los vivos se sienten casi muertos o muertos en vida.
Esa es la magia de estas tres grandes obras de las letras, ese límite sutil en la forma de percibir el mundo de los habitantes de estos lugares fantasmas en los que la historia, el pasado tiene mucho más peso que el presente. Unas vidas que pasan a las páginas de un libro como única manera de que quede constancia de que una vez, en algún tiempo, existió una ciudad, o un pueblo, en el que vivieron unas personas a las que les pasaron ciertas cosas que se relatan en estas novelas.
Dentro de este pueblo de La Araña hay un sótano, o un cuarto, como indica el título, en el que convivieron unas personas que pasan a ser estrellas bajo la mágica transformación de la pluma de José Antonio Garriga Vela. En realidad son por lo menos dos cuartos, ya que en la novela hay dos escenarios. Por un lado, el estanco con vivienda de ese personaje entrañable, <vendedor de humo>, como se designa a sí mismo que va a encantar a nuestros lectores; por otro, el bar del pueblo, como no podría ser de otra manera, donde vive otro personaje que, a su manera, también lucha contra la soledad y el olvido.
A veces se nos hace difícil entender desde la mentalidad de la gran urbe estas vivencias de aldea que puede que no estén a tantos kilómetros de distancia y, por tanto, se trata de una realidad mucho más próxima de lo que pudiera parecer.
Tan próxima, que podría producirse también en estas grandes ciudades en las que muchísimas personas mayores pasan el día metidas en su casa, o en una residencia, sin hablar con nadie, ni ver a nadie, esperando pacientemente a que los del lado de allá le añadan a su grupo. Es esa mentalidad de quien está del lado de acá, con una vida vivida ya en la memoria de los del lado de allá la que tan bien retrata el libro que hoy recomendamos.
Muchas veces, estas vidas son opciones tomadas por voluntad propia de quien vive un mundo que ya no es el suyo y opta por refugiarse en un cuarto con sus recuerdos y sus fantasmas en el que vive una vida que sí siente suya, aunque todavía quede un hijo que pasa de vez en cuando por allí para recordarle que en este lado también se les quiere, hasta el punto de recopilar todos esos recuerdos para escribir una historia.
Precioso legado el de este nuevo Premio Café Gijón, merecido, sin duda.
Formalmente, se trata de un libro ligero y manejable pero no de bolsillo, con lo que a tamaño de la letra, espacios en blanco y de más, se refiere. En la cubierta, en unos colores brumosos próximos a los sepia o blanco y negro del pasado, el gigante Goliat de la cementera se erige en coloso dominador de una escena que podría haber sido una apacible vista costera. Que la disfruten.

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado
Doctor en Lengua y Literatura

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Narrativa y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s