El hombre del brazo de oro, de Nelson Algren


 Clasificación: Novela norteamericana

Editorial: Galaxia Gutenberg / Círculo de Lectores El hombre del brazo de oro, de Nelson Algren

 

Recuerda un poco a ese mundo de buscavidas y tramposos de la película El golpe, pero con un toque más perdedor y con la droga como telón de fondo y auténtico problema tratado con una profundidad y una verosimilitud que da un poco de dentera.

Pero así es la vida, o por lo menos, así era en ese Estados Unidos de la postguerra que tan bien queda retratado en la novela de hoy. Así nos la relata Nelson Algren en nuestra recomendación de hoy El hombre del brazo de oro –Editorial Galaxia Gutenberg / Círculo de Lectores-

Se trata de una historia que hemos visto en un montón de películas de cine y en alguna otra novela. Sin embargo, no nos cansamos de ver o leer esa historia, tiene algo mágico que nos atrapa una y otra vez en los mismos personajes. Esos perdedores borrachos y drogadictos que se pasan el día entre el bar y la timba de cartas o de dados. Los policías que no les dejan ni a sol ni a sombra y les llevan día sí, día también, a la comisaría, y de allí, al calabozo.

También nos resultan familiares ellas, con el pelo teñido y la cabeza llena de rulos, fumando y discutiendo todo el día con <sus hombres>, reprochándoles la borrachera y las palizas pero con algo que las une a ellos inseparablemente y no les permite abandonarlos.

En definitiva, un mundo de perdedores que nos gana precisamente por su naturalidad, por la nobleza que pueda haber en unas vidas tan pobres, aunque suene a paradoja es así. Estos perfiles de auténtico desastre son muy exitosos. Si no, recuerden el instituto, ¿quiénes eran los más ligones del barrio? Los más desastrosos, los que suspendían casi todo e iban a clase a montar bronca y a intimidar compañeros y profesores. No tiene pies ni cabeza pero es así.

Evidentemente, la lección que pretende aportar la novela es la contraria. Es decir, que ese mundo lleva inexorablemente al fracaso y a la fatalidad. Y ese debió de ser el motivo para la concesión de uno de los galardones más relevantes de la literatura estadounidense, el National Book Award en 1950.

Sin embargo, da la sensación -al igual que ocurre con la novela picaresca española, y con su antecesora, La Celestina, de Fernando de Rojas- de que son historias que se recrean de tal manera en su advertencia del peligro, que cuentan la historia con tal precisión que parece que lo que quisieran realmente es invitar al lector a entrar en ese mundo. Por lo menos, justificar a los que se han metido en él de modo que vean que es un juego atractivo, divertido, en el que cualquiera, uno mismo, podría caer con facilidad y sentirse bien en él.

Otra cosa, que no les asusten las quinientas páginas del libro porque caerán una tras otra y, con un poco de mala suerte, o buena, según se mire, quedarán con ganas de más. En la solapa encontrarán otros títulos del autor -por ejemplo, Un paseo por el lado salvaje– que satisfarán a los lectores más atrapados por la lectura de este autor apasionante.

En la cubierta, era inevitable, la estética del blanco y negro que tan bien le pega al libro con un crupier retartiendo cartas, personaje real en quien está basado Frankie Machine -el protagonista de la novela-. Da la casualidad de que la mano que recoge las cartas es la del propio Nelson Algren. Ahora que está de moda el autorretrato encontramos una versión muy sutil en esta fotografía. Que la disfruten.

 

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado

Doctor en Lengua y Literatura

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Bestsellers, Clásicos, Narrativa y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s