Limbo, de Agustín Fernández Mallo


Otra novela marca de la casa

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado

Doctor  en Lengua y LiteraturaLimbo, de Agustín Fernández Mallo

 

Se empiezan a ver obras que suponen un cambio en la literatura respecto al siglo XX. Recuerdo una conversación con una profesora de literatura en la que pedía obras que aporten algo nuevo, que supongan un avance frente a lo que ya hay.

Marian, aquí tienes una. Limbo, de Agustín Fernández Mallo –Editorial Alfaguara- Se trata de una novela que da una nueva pirueta a la ya novedosa literatura del autor.

Hace poco compartimos en esta tribuna la reseña de la edición completa de la trilogía titulada Proyecto Nocilla, que ha sido una auténtica revolución en el mundo de la literatura de vanguardia. Su segundo libro, Nocilla Experience -de 2008- fue premio Pop-Eye en 2009 y mejor novela del año en el programa Miradas 2 de TVE.

Una seña de identidad de Fernández Mallo es su sello personal. Es decir, una serie de características que hacen que su estilo sea inconfundible frente al resto de autores leídos hasta ese momento. Por ejemplo, la aportación de fotografías que completan el texto mucho más allá de un retrato o un cuadro en concreto. Hay una fotografía del desierto, otra de un cielo estrellado, otra del cuadro de una batalla naval. Y todas ellas tienen relación entre sí, ya que explican cómo uno de los personajes, a raíz del visionado de un programa de televisión encuentra un nuevo sentido a la realidad de este mundo en el que hoy vivimos que queda explicada en todas esas fotografías y el texto que las acompaña.

En este sentido, aunque novela, se trata de un tipo de relato muy reflexivo en el que los hechos que se narran aportan algo más que una historia con nudo, desarrollo y desenlace. Esas vidas íntimas que vamos a encontrar en cada relato deberían cambiarnos como personas, o por lo menos, cambiar la visión que tenemos del mundo que nos rodea.

Es decir, supone una vuelta de tuerca formidable a la realidad que encontramos en la televisión, incluso en Internet, en el sentido de profundizar mucho más, por ejemplo, en la realidad de un secuestro.

Podemos ver la noticia de un secuestro, o un reportaje en profundidad sobre los hechos. Incluso, una entrevista al secuestrado –secuestrada en este caso- pero una narración tan íntima y profunda de la vivencia de un secuestro solamente se puede entender si está enmascarada en la opción de una ficción. Si no sabemos con certeza si los hechos que se relatan son reales, en ese caso, la persona que los relata estaría salvaguardada por la máscara de un personaje de ficción.

Como ven, se trata de un libro que, estudiado en profundidad, podría engendrar un texto más extenso que el propio texto de la obra, como ocurre con otras obras emblemáticas de la literatura universal.

Sin embargo, formalmente es una obra relativamente breve, que leerán con el dilema de querer llegar al final, por un lado; y por el otro, de no querer que se acabe el libro.

El formato es el clásico de Alfaguara y la ilustración de cubierta típica de la estética del autor. Una chica con jersey rojo y falda de lunares nos sorprende por la perspectiva en la que está tomada la foto, un contrapicado que capta hasta la suela de los zapatos de la muchacha, es decir, está tomada bajo un suelo transparente. Que la disfruten.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Bestsellers, Miscelánea, Narrativa y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s