Eterno reposo y otras narraciones, de Vasili Grossman


Vasili Grossman ahora en cuento

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado

Doctor  en Lengua y Literatura Eterno reposo y otras narraciones, de Vasili Grossman

 

Una posible división a la hora de estudiar a los escritores diferencia, por un lado, a los que han tenido una vida apasionante que queda reflejada en sus libros; por otro, a autores que podríamos catalogar como ratones de biblioteca, que llevan un día a día más o menos gris pero que tienen una vida literaria paralela que es la que aparece en sus escritos. Si en el segundo grupo un ejemplo sería Franz Kafka, el autor de nuestra propuesta de hoy, Eterno reposo y otras narraciones, de Vasili Grossman –Editorial Galaxia Gutenberg- estaría, sin duda, en el primero.

Y es que Grossman avanzó con el ejército soviético por el frente durante la Segunda Guerra Mundial y fue encontrándose los horrores del nazismo según iba progresando. Se dedicó a tomar declaraciones y trasladarlas a sus cuadernos que posteriormente pasarían a ser libros.

En concreto, el libro que hoy compartimos es de relatos breves pero no tan breves. Podríamos decir que se encuentran en la frontera entre el cuento y la novela corta, sobre todo, el que da título al libro que, para mi sorpresa, no aparece en primer lugar. He de decir que el primer cuento me ha gustado más ahora explicaré por qué.

Se titula “Abel (6 de agosto)” y relata cómo un grupo de aviadores norteamericanos son entrenados para tirar la bomba atómica. Tiene mucha fuerza ya que está en la línea del Grossman reportero bélico que es el más interesante según mi modesta opinión.

Reflexiones referentes a que los soldados no se planteaban demasiado el sentido de la vida y de la muerte, simplemente, les tocaba y no había más vueltas que darle, me parecen de un realismo y de una crudeza tal que solamente por este primer cuento ya merece la pena comprar el libro.

“Eterno reposo” es el relato más largo. Me ha recordado por momentos a la Antología de Spoon River, de Edgar Lee Masters, también comentada en esta tribuna. El poema fue publicado en 1915 y Vasili Grossman nació en 1905 con lo que parece evidente que la influencia es del americano sobre nuestro protagonista de hoy y no al revés. Por lo tanto, pese a ser Grossman un autor de acción, por llamarlo así, también demuestra lecturas de calidad y entabla un diálogo intertextual con la otra obra que puede ser muy jugoso para nuestros lectores si leen las dos obras.

En ambas encontramos un paseo por un cementerio en el que los autores van narrado en microrrelatos las vidas de todos ellos. Ambas obras están a un nivel muy alto con lo que es difícil decantarse por una u otra como lectura favorita. Estoy casi seguro de que si nuestros lectores hicieran el ejercicio y después acometiéramos una votación, la cosa quedaría bastante igualada.

Lo que está claro es que los escritores, todos, son hijos de su tiempo y en este caso se nota especialmente ya que en “Mamá”, por ejemplo, volvemos a encontrar uniformes, generales y comunismo en grandes cantidades.

Formalmente, el libro es ligero, aunque de tapas duras; un tamaño de letra muy cómodo con otra ventaja, en estos días de vacaciones en los que leemos a salto de mata porque las fiestas así lo reclaman, nos permitirá ir cerrando historias según podamos acometerlas sin miedo a perder el hilo. En la cubierta, una foto de un soldado cubierto de nieve con un caballo nos recuerda quién fue Vasili Grossman. Que la disfruten.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Clásicos, Cuento, Historia, Narrativa y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s