Españolas del Nuevo Mundo, de Eloísa Gómez-Lucena


Otras mujeres maltratadas

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado

Doctor en Lengua y Literatura Españolas del Nuevo Mundo, de Eloísa Gómez-Lucena

 

 

Si el pasado 25 de noviembre fue el Día Mundial Contra la Violencia de Género, el libro que hoy recomendamos, Españolas del Nuevo Mundo, de Eloísa Gómez-Lucena –Editorial Cátedra-  supone un auténtico homenaje a todas las mujeres, maltratadas o no, que formaron parte de las primeras expediciones a Las Américas y que hasta ahora habían sido ninguneadas y eliminadas de todo tipo de crónicas y noticias. Ese desprecio por parte de la historia supone ya un maltrato en sí mismo además de una injusticia.

El libro consta de dos partes principales aparte de una completísima bibliografía en la que nuestros lectores más inquietos podrán completar la información de un volumen completo ya en sí mismo que anuncia ya un segundo tomo. Las dos partes a las que nos referimos son las siguientes. Una primera en la que se desgrana amplia información relativa a la documentación que se ha empleado aparte de gran profusión de datos que completan las biografías posteriores, también una explicación de los criterios que se han seguido a la hora de seleccionar a las biografiadas y, lo más importante, una declaración de intenciones que demanda un cambio de orientación en la historia que guarde un lugar preferente para estas auténticas heroínas que sufrieron las mismas penalidades que nuestros alabados colonizadores y que lucharon, dado el caso, con la misma ferocidad que ellos. La segunda parte va desgranando, una a una, las biografías de todas estas mujeres de armas tomar, casi literalmente. Tiene razón Eloísa Gómez-Lucena en que, según qué fuentes, se presta más atención a las cabalgaduras de los conquistadores que a las mujeres que estuvieron a su lado.

Supongo que pocos de nuestros lectores sabrán, por ejemplo, que si no hubiera sido por María Álvarez de Toledo y Rojas, esposa de Diego Colón, y por lo tanto, nuera de Cristóbal Colón, la fortuna de su familia, y probablemente, el prestigio de todos ellos en la historia habría quedado muy mermado. Es más, en lo relativo a su fortuna, habría desaparecido totalmente.

Un caso similar es el de María de Angulo que, pese a resultar caprichosa e inoportuna en más de una ocasión, no dudó en tomar las armas ella misma para defenderse, con la misma valentía que cualquier otro soldado, de los ataques de los indios. Mucho carácter debió de tener la señora para superar motines y burlas de todo tipo y mantener bajo su mando a una tripulación entera. Eso sí, con los apoyos oportunos.

Religiosas, educadoras, comerciantes, prostitutas, todas ellas fueron necesarias y útiles en unos viajes que hasta ahora no habían tenido en cuenta la importancia de la labor desempeñada por ellas.

Nos acercamos ya a los aspectos formales y otra cuestión a destacar es la profusa ilustración de esta edición. Es una lástima que dichas ilustraciones sean en blanco y negro en vez de a color pero, de todos modos, supone una labor extra en el ya excelente trabajo de la autora. Más teniendo en cuenta que, como ella misma señala, solamente una de nuestras protagonistas fue retratada, con lo que ha tenido que hilar muy fino para encontrar estampas que apoyen al texto sin poder ampararse en la salida fácil de los retratos.

Aunque el libro sea de Cátedra, en esta ocasión, no se trata de colecciones muy presentes en nuestra sección como son Letras Universales o Letras Hispánicas sino de un volumen bastante más grande que aporta una letra muy cómoda, páginas más amplias, blancos muy estéticos, papel de alto gramaje, lo que ayuda a la calidad de las ilustraciones mencionadas pero hace que el volumen sea un poco pesado, más apropiado para una biblioteca en la que sería una obra que daría porte y prestigio que en el bolso o maletín, aunque, con buena voluntad, se puede llevar. Yo lo he llevado. En la cubierta una joven muy bella levanta el embozo de la capa que la cubre. Se trata nada menos que de la Muchacha en la ventana, de Bartolomé Esteban Murillo. Que la disfruten.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Biografías, Ensayo, Epístolas, Historia, Mujer, Viajes y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s