Las reputaciones, de Juan Gabriel Vásquez


Periodismo y literatura

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado

Doctor  en Lengua y Literatura Las reputaciones, de Juan Gabriel Vásquez

En nuestra recomendación de hoy, Las reputaciones, de Juan Gabriel Vásquez –Editorial Alfaguara- volvemos a encontrar esa combinación sucia y canalla del periodismo.

Javier Mallarino es autor de esas viñetas que todas las mañanas arremeten contra las injusticias y muestran las trampas de políticos, militares y banqueros. Una especie de Pepito Grillo con el colmillo retorcido que no solamente azuza a las conciencias a las buenas acciones, sino que acusa y pone el dedo en las llagas más sangrantes de Colombia.

Su historia se mezcla con la de Samanta Leal, la joven amiga de su hija que viene a jugar a la casa en la que Mallarino en la que se daba una fiesta de inauguración. Hasta ahí todo es normal. Los problemas se redoblan cuando las dos niñas juegan a beberse las copas abandonadas por toda la casa. Aquí entra el tercero en discordia, Adolfo Cuéllar. Se trata de un político que viene a suplicar a Mallarino que no se cebe con su persona, con la intención de demostrarle que es una buena persona. Sin embargo, la presencia de dos chicas inconscientes un piso más arriba pica espuelas en el indigno Cuéllar que intenta abusar de ellas. Cuando el padre de Samanta descubre al político corrupto toqueteando a su hija se monta el terremoto, y este, desencadena una viñeta memorable con la imagen de Cuellar y la leyenda: “Dejad que las niñas se acerquen a mí”

No sorprende el prestigio de Juan Gabriel Vásquez que nuevamente nos atrapa en una novelita, que si peca de algo, es de brevedad. Personajes perfectamente perfilados a pesar de hacerse esto en pocas páginas, una trama que nos lleva a leer y leer como adictos, el morbo de unir periodismo, política y literatura, una combinación que siempre ha dado buenos resultados. En definitiva, se nota que Juan Gabriel Vásquez domina cada día mejor el oficio literario lo que nos hace pensar en que más pronto que tarde llegarán premios de entidad que unir a los ya conocidos, el Premio Alfaguara de 2011, el English Pen Award 2012 o el Premio Gregor von Rezzori-Cità di Firenze 2013, todos ellos por una obra que ya reseñamos en su día, El ruido de las cosas al caer, que se unen los que ya obtuviera en su día por Historia secreta de Costaguana, el Preimo Qwerty en Barcelona y el Premio Fundación Libros & Letras en Bogotá.

Volviendo a la novela de hoy, diremos que se trata de una novela de reflexión, una oportunidad para plantearnos la fuerza que puede llegar a tener la inocente viñeta que leemos todas las mañanas en nuestro periódico, o periódicos, favoritos. También nos dará la oportunidad de plantearnos la responsabilidad en las consecuencias de todo lo que hacemos cada día, y también, en todo lo que dejamos de hacer, ya que en nuestra mano está, sin duda, trabajar por un mundo mejor.

Formalmente, estamos ante un libro que tiene las ventajas del libro de bolsillo en cuanto a peso, flexibilidad y facilidad de uso, salvo que no cabe en un bolsillo, y las ventajas de la novela estándar, letra muy cómoda, tratamiento de los blancos atractivo o separación correcta de apartados y capítulos. En la cubierta, un hombre con sombrero y gabardina, pero con el rostro borroso, busca la cara más se adapte a sus necesidades en el interior de la prenda.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Bestsellers, Historia, Literatura Hispanoamericana, Narrativa y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s