Los jueves en el parque, de Hilary Boyd


Una primavera en otoño

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado

Doctor en Lengua y LiteraturaLos jueves en el parque, de Hilary Boyd

Cuando llega el otoño a nuestra vida hay dos opciones, como mínimo, a la hora de afrontarlo. Son las que plantean los personajes principales de esta novela. Por un lado, George asume su jubilación y plantea un retiro a una casa de campo a Jeanie –su mujer-. Allí cuidará el jardín y se centrará en su otra gran afición, los relojes.

Por otro lado, la propia Jeanie se resiste a la jubilación y persiste ilusionada en su refugio, una pequeña tienda de alimentos ecológicos en la que todavía se siente útil y con cuerda para disfrutar la vida.

El título de nuestra propuesta de hoy, Los jueves en el parque, de Hilary Boyd –Editorial Plaza y Janés- tiene mucho que ver con el tercer protagonista en discordia, Ray. Se trata de un hombre, también maduro, que lleva a su nieto al parque el mismo día que Jeanie lleva a la suya, los jueves. De ese inocente encuentro surge la amistad, la complicidad en la que los dos charlan mientras juegan los nietos, y de ahí, al amor que provoca una primavera en otoño.

Se trata de una buena novela sin pretensiones de gran literatura. De una lectura fresca e interesante que nos llevará por sus páginas sin prisa pero sin pausa, con un tempo muy apropiado para estos días de relax veraniego, incluso, podría ser una lectura muy apropiada para esa transición entre el verano y la vuelta al trabajo que tanto se atraganta a veces.

Nuestros lectores encontrarán una novela muy bien escrita en la que destaca la profunda reflexión de Hilary Boyd –ella misma tiene una edad muy similar a la de Jeanie, George y Ray- sobre los problemas y alegrías que se pueden encontrar a los sesenta. Los tres protagonistas están muy bien perfilados y nos aportan información más que interesante sobre nuestros mayores.

Pero no solamente está muy bien captada la psicología de los mayores, en ese universo, Chanty y Alex –hija y yerno respectivamente de la protagonista- también quedan muy bien perfilados, eso sí, no desde la óptica de ellos mismos, sino desde la de la propia Jeanie.

Igual ocurre con los nietos, son enfocados desde la perspectiva más bonita que se puede ver a un niño que no es otra que la de los abuelos. El día de Santa Ana se ha instaurado como el Día de los abuelos y desde este escrito quiero rendir mi propio homenaje a los mismos.

El aspecto formal nos lleva a una novela canónica de poco más de trescientas páginas, papel ecológico –más ligero que el convencional-, tamaño estándar y un color crema en la cubierta que puede recordarnos a los tonos que va tomando el papel con el paso de los años. En contraste, en el centro de la cubierta, una especie de biznaga –una flor típica malagueña que se forma ensartando jazmines en un cardo- llena de color y de luz formando un corazón. Una golondrina vuela alegremente hacia la libertad jugueteando con una mariposa. Que la disfruten.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Bestsellers, Mujer, Narrativa, Viajes y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s