Cartas a Poseidón, de Cees Nooteboom


En verano, el dios del mar

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado

Doctor  en Lengua y LiteraturaCartas a Poseidón, de Cees Nooteboom

A veces nos encontramos con libros realmente difíciles de clasificar y que habitualmente etiquetamos como miscelánea. Son libros que aportan un pequeño relato, alguna reflexión, una poesía, el comentario a un cuadro o una escultura.

Exactamente, eso es lo que vamos a encontrar en nuestra propuesta de hoy Cartas a Poseidón, de Cees Nooteboom -Eitorial Siruela-, que como su propio título indica, se refiere a una serie de textos que el autor escribe al dios griego con el viejo y romántico sistema de arrojar un mensaje al mar.

Nuevamente necesitaremos dos marcapáginas, uno que señale el ritmo normal de lectura, y otro, que irá guiando el recorrido por las imágenes que aporta el libro, que están muy bien elegidas.

Ahora que el Atlético de Madrid está de moda, se antoja una buena lectura para los amantes del equipo, ya que nuestra fuente favorita es la de Neptuno –el equivalente romano de Poseidón- tendremos ocasión de conocer más a fondo los orígenes y atributos de nuestro dios pagano favorito.

De hecho, Cees Nooteboom aporta la etimología de Neptuno, que parece que viene de la acción de nadar. Algo, por otro lado, muy propio a los atléticos, tan acostumbrados siempre a nadar a contracorriente y con todos los elementos en contra.

Por supuesto, es un libro muy ameno, variado y entretenido que no tiene motivos para no interesar a cualquier lector, sea o no seguidor del equipo rojiblanco. Aporta un montón de curiosidades y reflexiones que no tienen que ver nada con el dios del mar, y sí, con la actualidad y el mundo en el que vivimos.

También se acerca a los griegos más eminentes, Sócrates, Platón… Desde luego, es un libro que nos va a atrapar desde la primera línea con ese ir y venir del presente más actual al pasado más remoto.

Es una pena que las ilustraciones no sean a color, pero de este modo podremos recuperar ese sabor añejo del blanco y negro que cada vez encontramos menos en cualquier soporte, desde luego en televisión e Internet es algo poco común, y en los libros nos queda una ocasión de volver a ese romántico blanco y negro, por lo menos, en el que hoy recomendamos.

Formalmente, es un libro ligero, ameno, que no nos requiere una concentración excesiva en seguir una trama con muchos personajes. Si no lo acabáramos antes de ir de vacaciones, y recuperáramos la lectura a la vuelta, la podríamos seguir sin problemas. Por otro lado, por tamaño y peso, podríamos meterlo en cualquier equipaje sin que supusiera un estorbo en ningún momento. El papel solidario, la buena letra y las ilustraciones –ya mencionadas- perfilan una edición de capricho que seguro disfrutarán mucho. Preside la cubierta un majestuoso Poseidón, este sí a color, al que miramos de abajo arriba, como se debe mirar a las deidades, aunque sean paganas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Miscelánea, Opinión y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s