Elogio de lo cotidiano, de Tzvetan Todorov


Ensayo con sabor a novela

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado

Doctor  en Lengua y LiteraturaElogio de lo cotidiano, de Tzvetan Todorov

 

¿Existe un ensayo que nos pueda enganchar más que una novela? ¿Un ensayo que nos atrape entre sus páginas hasta el punto de dilatar una visita al cuarto de baño? Parece difícil, pero nuestra propuesta de hoy, Elogio de lo cotidiano, de Tzvetan Todorov –Editorial Galaxia Gutenberg- lo consigue.

Una de las claves del éxito de esta obra es el excelente apoyo de las láminas en papel satinado de primera calidad que consigue un color muy fiel al de los originales. En la época de Internet habrá autores que entiendan que es fácil acudir a cualquier buscador e ir apreciando los detalles en los cuadros. De hecho, hay cuadros que solamente se citan, con los que he seguido ese procedimiento, pero tener tan a mano la obra que se está comentando es muy útil. Además, colocarlas todas seguidas facilita la lectura. Un consejo consiste en utilizar dos señaladores, uno para los textos y otro para las láminas. Si no siguen el consejo al principio, estoy seguro de que con el transcurso de la lectura acabarán haciéndolo.

El argumento de Todorov viene de la función de los pintores de la escuela holandesa del siglo XVII relativa a la dignificación de las labores manuales y cotidianas. Especialmente, de las labores femeninas. Valores como la limpieza, el orden, el amor maternal o la paciencia son ensalzados gracias a estos pintores. Son virtudes que se encontraban ya en los cuadros religiosos, como se advierte en el ensayo, ya que, en La Sagrada Familia, por poner un ejemplo de cuadro religioso, se ponen en valor cualidades como el amor paternal y maternal. Una imagen de San Francisco puede enaltecer el amor a los animales. En definitiva, la idea es que lo cotidiano ya estaba presente en esos cuadros. Sin embargo, la gran aportación de estos pintores consistió en pasar al primer plano lo cotidiano olvidándose del motivo sacro. Una idea muy comercial ya que favoreció la venta de cuadros a todo aquel que pudiera pagarlos, que en una sociedad tan emergente como la de los Países Bajos, era prácticamente cualquiera.

No me puedo resistir a citar a algunos de los pintores que revolucionaron este arte en el siglo XVII. Desde Rembrandt y Vermeer, los más conocidos, pasando por Metsu, Franz Hals, De Hooch o Gerard Dou. Todos ellos, según desvela el libro, se conocían hasta el punto de haber emparentado entre algunos por vías matrimoniales. Su pintura aporta calidad, técnica e innovación, todos ellos aspectos igual de valiosos hoy en día.

El libro está muy bien escrito, con un lenguaje ágil y preciso más propio de periodistas o de novelistas. Se agradece que un escritor de la talla del búlgaro rompa una lanza a favor de la sencillez y de la claridad frente a las pretensiones de academicismo mal entendido que encontramos en otros escritores abanderados de un nuevo culteranismo que a los lectores nóveles se les hace muy complicado. Estas virtudes vienen excepcionalmente acompañadas de la acertada traducción de Noemí Sobregués, a quien felicitamos por su labor.

En esta línea encontramos un formato de falso bolsillo, manejable y ligero, aunque con algunas características de la obra estándar, como la tapa dura y una letra muy cómoda, cosa que se agradece. El tamaño, no permite meter el libro en un bolsillo, pero sus poco más de cien páginas, lo convierten en el acompañante ideal para cualquier ocasión. Un libro que bajaremos a la piscina con la misma facilidad que una gorra o unas gafas de sol. En la cubierta, una madre pela fruta ante la concentrada mirada de su hija. La falda roja, de excelente calidad aparece protegida por un paño blanco. La hija se nos antoja un monumento al amor filial.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Arte, Ensayo, Historia y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s