Calle La Boétie 21, de Anne Sinclair


Directa al corazón

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado

Doctor  en Lengua y Literatura Calle La Boétie 21, de Anne Sinclair

 

Puestos a escribir un libro sobre las barbaridades cometidas contra los judíos durante la II Guerra Mundial, la propuesta de hoy, Calle La Boétie 21, de Anne Sinclair –Editorial Galaxia Gutenberg- tiene la originalidad de centrarse en el mundo del arte, y en concreto, en el París que por entonces se había convertido en la capital cultural del mundo gracias a personas como el protagonista del libro, el marchante de arte Paul Rosenberg.

Aunque es historia, se lee como una novela, y es que las vidas de Picasso, Matisse, Braque o el propio Rosenberg, especialmente, durante la guerra, son dignas de personajes de alguna de esas películas que tanto nos han gustado, por ejemplo, Moulin Rouge. Es más, si no fuera porque desde el principio el libro se plantea como biográfico o de memorias, podría leerse perfectamente como una novela histórica.

Pero más que tratarse de una historia propia de musical, la de hoy nos cuenta las grandes penalidades de un hombre que lo tenía todo, una preciosa familia, una exitosa galería de arte, prestigio internacional, buenas relaciones, dinero… Sin embargo, de la noche a la mañana, todo se va al traste con la ocupación alemana de París. Todo su patrimonio se disuelve como un azucarillo en un vaso de café. Tiene que partir precipitadamente a Estados Unidos tras un largo y peligroso trayecto por Francia, España y Portugal. Mucho deberíamos aprender de libros como este para procurar no tensar la cuerda, unos y otros, y que las tensiones económicas, pero también, políticas y religiosas, no repitan, una vez más, el horror de una contienda de este tipo.

Al libro no le falta nada, como si fuera una novela, hay una historia de amor que recuerda, citada expresamente por la autora –nieta de Paul Rosenberg-, a Madame Bovary, de Gustave Flaubert. Es decir, que más que una historia de amor, se trata de un desencuentro en el que la obsesión del hombre por su trabajo provoca el enfrentamiento conyugal y la insatisfacción mutua. Nueva lección a tener en cuenta en otro de los temas de actualidad, que hoy se resuelven más a las bravas que entonces, la violencia de género. Si tuviéramos la precaución de mimar y querer más a nuestras parejas todo sería mucho mejor. Tampoco estaría de más que no se culpara siempre a los mismos, los varones, y que asumamos cada cual nuestra parte de responsabilidad. En el caso del libro, parece que ella no tenía ningún interés en el arte, la gran pasión de su marido. Quizás debería haber elegido una pareja más cercana en las aficiones.

Lo mejor del libro, al igual que los que han escrito Marga Clark –Amarga luz-, Manuel Rivas –Las voces bajas– o Carme Riera –Tiempo de inocencia-, todos ellos con un profundo sentimiento familiar, es el arraigo de esta literatura. El profundo amor y respeto, cariño también, a esas personas que han pasado por su vida y que han marcado el devenir de sus acontecimientos. Son libros que a mí personalmente me estremecen.

El aspecto formal es el ideal para el transporte público, ligero, manejable, buena letra, en definitiva, falso bolsillo, que en este caso, podría caber en alguno, según sea de grande el bolsillo. Especial mención en este apartado a una sección de huecograbado en la que se ofrecen reproducciones de cuadros y fotografías que, además de estar comentadas, remiten al hilo del texto y están traídas muy a cuento. En absoluto suponen un pegote, sino un atentico apoyo que se antoja vital para la lectura. Una de las secciones que más he disfrutado del libro. De todas ellas, la autora ha elegido una fotografía de la época, en blanco y negro, en la que su abuelo la lleva de la mano y, en gesto universalmente repetido, pide a la niña que mire a la cámara. En la foto no podría faltar una de las señas de identidad del protagonista, su cajetilla de tabaco, sujetada de tal manera que parece estar haciendo publicidad.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Arte, Historia, Memorias, Mujer, Viajes y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s