La edad de la punzada, de Xavier Velasco


La Picaresca del siglo XXI

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado

Doctor  en Lengua y LiteraturaLa edad de la punzada, de Xavier Velasco

 

Nuestros lectores van a recordar un montón de películas y de libros referentes a los problemas de la adolescencia, pero nuestra recomendación de hoy, La edad de la punzada, de Xavier Velasco –Editorial Alfaguara-, nos presenta al pícaro del siglo XXI.

No en vano, en el libro se citan expresamente dos de las obras cumbres de la Picaresca, El Lazarillo de Tormes, anónimo; y El buscón, de Quevedo. Dos pistas intertextuales que actualizan lecturas ya de por sí muy exitosas entre los lectores de secundaria. No pierdan de vista los profesores este libro como lectura que a veces puede parecer excesiva en los tacos, y sin embargo, entiendo que engancharía muy bien con el público más joven, especialmente, el masculino.

La edad de la punzada es esa en la que los adolescentes son una bomba de hormonas que puede salir por cualquier lado. En concreto, nuestro protagonista de hoy es un escorpión en toda regla, como se indica en varias páginas del libro. Es decir, tremendamente agresivo. Enemigo temido por quienes se ponen en su camino y muy obsesionado con las chicas.

Este perfil culmina con ser el campeón de suspensos, a saber, catorce sobre catorce. Lo que lleva a que el director del colegio le felicite como el campeón de los suspensos –reprobadas en el libro-. El peor alumno de toda la historia en el centro.

A esto hay que añadir una moto, un rifle de perdigones y una cazadora de cuero negro que se erigen como los atributos del antihéroe.

Nuestros lectores podrán disfrutar también del español de América en su variante mexicana, lo que da a la lectura un toque exótico que suele gustar mucho y que nos pegará una serie de giros que podremos soltar en algún momento con cierta gracia.

Al igual que la Picaresca tradicional, el libro está escrito en primera persona, como si se tratara de un libro de memorias o de un diario íntimo. Esto hace que se cree un ambiente de confesión confidencial que capta muy bien al lector. Lo que en el siglo de oro funcionó, no tiene por qué no funcionar hoy en día.

Y si el protagonista es un chico, a su lado se antoja imprescindible una chica que sea la dueña de sus desvelos. Surge así una preciosa historia de primer amor que humaniza al monstruo y que humaniza también a los energúmenos de sus amigos. Como diría San Pablo, es el amor el que da sentido a la vida y el que puede lograr que veamos con buenos ojos a un monstruo que se entretiene disparando y tirando botellas de gasolina incendiadas a los vecinos.

El libro supone un auténtico manual del gamberro por lo que habrá que tener cuidado ya que puede instruir en algunas prácticas malsanas a quien no sepa afrontar la lectura de manera correcta.

El aspecto formal no puede ser más paradójico, ya que nos presenta a un niño angelical de rasgos suaves y mirada de Santo, con un perro a su espalda que termina de presentar al hijo que todas las madres desearían tener. Nada más alejado del auténtico escorpión que esconde esa fachada. El tamaño es el de una novela estándar con letra muy cómoda y tamaño y peso ideales para el transporte público o consultas de espera. En estos días, no se lo dejen si han pedido cita en Hacienda, les entretendrá mientras llega su turno.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Infantil y juvenil, Narrativa, Viajes y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s