En los días siguientes, de José Luis de Hinojosa


La crisis en una montaña rusa

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado

Doctor en Lengua y Literaturaen-los-dias-siguientes-9788477749882

 

A veces un libro nos gusta más allá de sus pretensiones, del prestigio del autor o de las buenas o malas críticas. Nos gusta porque nos sentimos identificados con alguno de los personajes o por todo lo contrario, porque ellos viven cosas que nosotros no viviremos nunca, pero que nos encantan.

Eso exactamente es lo que me ha ocurrido con En los días siguientes, de José Luis de Hinojosa –Antonio Machado Libros- Me ha supuesto una evasión absoluta a una vida que no me podré plantear nunca. Una vida transmitida con todo lujo de detalles, de manera que aunque sea improbable que visite los locales que aparecen en el libro, que fume la marca de cigarrillos del protagonista o que conduzca los maravillosos coches de los personajes, de algún modo, he disfrutado todo ese lujo de manera virtual, ya que la palabreja está tan de moda, la lectura supone también una experiencia virtual.

La historia que se nos cuenta es como montar en una montaña rusa en la que se pasa de la euforia a la depresión en pocos días. De la más absoluta riqueza a la ruina económica y espiritual, y de ahí, a recuperar el espíritu y la riqueza en una sucesión de páginas apasionantes hasta el punto de estar muerto de sed y ser incapaz de levantarte a por agua porque no puedes parar de leer.

Varias historias de amor se van sucediendo pero una es “la historia de amor”. Solamente por disfrutar del romanticismo con el que Javier conquista el corazón de Lucía merece la pena gastar unos euros en el libro, y por supuesto, leerlo. De algún modo, y entiendo que sin ninguna pretensión del autor en este sentido, el libro se convierte en una especie de manual del perfecto galán que por momentos nos recuerda a las mejores actuaciones del teatro de Arturo Fernández. Eso sí, una de las conclusiones que he sacado al leer el libro, comentada también por el propio Arturo Fernández –el actor, claro, no confundir con el empresario- es que para ser un ligón de primera hay que tener una tarjeta de crédito con un saldo ilimitado para ir pagando todos los caprichos que vayan surgiendo en el camino.

De todos modos, alguna idea dará también a los galanes con presupuestos más ajustados porque el romanticismo está lleno de gestos. Alguno de ellos no cuestan nada más que el gesto en sí. En mi idea de que los libros transmiten estados de ánimo, formas de expresión y que son capaces, por ellos mismos, de ponernos en positivo o en negativo, entiendo que el libro de José Luis de Hinojosa, tanto este como El aliento de las almas, nos harán un poco más sentimentales y enamoradizos, cosa que, tal y como está la actualidad, no es baladí.

El aspecto formal es muy agradable. Se ve que al autor le gusta el campo, el mar, la naturaleza. Si en El aliento de las almas era Asturias, hoy se trata de Islandia, de la nieve, de la pesca del salmón, de una casa roja de madera prefabricada solitaria en medio de verdes prados islandeses, porque este libro también narra la soledad. Las pastas flexibles, el tratamiento correctísimo de los blancos, la letra muy cómoda, la extensión ideal para que no nos cansemos -siempre Hinojosa partidario de dejarnos con ganas de más antes de que nos cansemos- Todo esto, unido a un papel de buena calidad, ligeramente ocre y a un libro, que está cuidado como si de un hijo se tratara, nos lleva a una experiencia de lectura altamente satisfactoria que he disfrutado muchísimo y por supuesto les recomiendo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Narrativa, Viajes y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s