Tiempo de inocencia, de Carme Riera


 Memorias de la infancia

Clasificación: Para todos los públicos

Precio: 19 € Ebook: 9,99 €

Editorial: Alfaguara tiempo de inocencia

Los novelistas tienen el trabajo de contar la vida de otros, ya sean personajes reales o ficticios. Y lo hacen con suficiente tino como para que sus lectores nos sintamos muy atraídos por su obra.

Tiene sentido que cuando cuentan su propia vida lo hagan con más esmero, si cabe, y con una sensibilidad como la que encontramos en Tiempo de inocencia, de Carme Riera –Editorial Alfaguara- Una auténtica delicia en la que se relatan los recuerdos más antiguos de la autora.

Un libro en el que se acude a los orígenes remotos de los bisabuelos para ir desgranando las personas más relevantes de la vida de Riera. También a las casas, los objetos, los lugares, todo ello con un intimismo precioso que puede superar a una novela que relatara la infancia.

Esa niña que ve pasar por su vida a los fantasmas de sus antepasados me recuerda por momentos uno de mis libros favoritos, Amarga luz, de Marga Clark.

Si la inocencia de Riera parece muy feliz aunque un poco solitaria al tener dos hermanos varones que, de algún modo, dejaban fuera de sus correrías a su hermana, como ella misma relata, la de Clark tiene tintes más amargos, como se indica en el título. En todo caso, ambas han escrito libros deliciosos que nos llevan a la infancia de dos niñas que viven sus primeros pasos rodeadas de buenas personas, totalmente distintos los hombres que aparecen en estos libros que los que encontrábamos en Dacia Maraini la semana pasada.

No puedo terminar esta reseña sin mencionar el telón de fondo de este primer volumen de las memorias de Carme Riera, Mallorca. La isla es descrita con un cariño hacia lo que ya se ha perdido, a lo que ya no será nunca igual, salvo en los libros, que recuerda ahora al empeño de Valle-Inclán por retratar aquella Galicia de maestrazgos y blasones, de caciques y curas que ya no volvería a ser igual, lo sabía él, y lo ha sabido Riera al escribir su homenaje a Mallorca.

Junto con la isla, su defensa del “mallorquín” variedad que se va perdiendo por la dichosa televisión y por esta aldea global en la que no quedan resquicios al pasado. Una aldea global en la que con trescientas o cuatrocientas palabras nos conformamos para comunicarnos.

El aspecto formal es el de una novela estándar, aunque realmente se trate de un libro de memorias. Manejable pero no de bolsillo, letra muy cómoda, interlineado y algo de blancos, tan agradables en el diseño. Una ilustración en la cubierta que dice mucho de lo cuidado de esta edición. Tanto en la fotografía en sí, como en el tratamiento de los colores, podríamos estar hablando de un cuadro de Dalí. Sin embargo, se trata de una imagen de Daniel González Poblete (2006) a quien, sin duda, felicitamos. También a la otra mano que participa en el diseño de esta edición Enric Satué.

Esa niña vestida de blanco mirando al mar, con los pies descalzos, podría ser Carme Riera mirando al pasado, a sus recuerdos, pero también podría simbolizar a nuestro país buscando soluciones a los graves problemas que nos complican la vida cotidiana. Posiblemente, en el pasado se puedan encontrar soluciones como ya ocurriera con el Desastre del 98. Entonces la intrahistoria y ser fieles a nuestra tradición nos mostraron el camino para salir adelante. Ojalá acabemos todos en buen puerto.

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado

Doctor en Lengua y Literatura

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historia, Memorias, Mujer, Viajes y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s