El fin del señor Lucho, de José Villacís González


 

 

La nueva novela del profesor Villacís

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado
Doctor en Lengua y Literaturael-fin-del-senor-lucho-9788479547301

 

La propuesta de hoy es de esas que llamo de “realismo mágico a la española” y es que El fin del señor Lucho, de José Villacís González –Ediciones Libertarias- tiene ese soniquete del español de América pese a estar escrita por un autor que no tiene el acento de los personajes del libro. Todo hay que decirlo, él nació y vivió en Hispanoamérica y conoce esos dejes perfectamente.

En esta novela el profesor Villacís se destapa como un escritor muy completo, ya que sin destacar claramente como creador de personajes, ni como paisajista o ambientador o como gran creador de historias, en todas estas facetas se desenvuelve con notable soltura terminando de perfilar un libro muy bien contado, con unos personajes bien armados y con un entorno que nos arropa y nos mete muy bien en la historia.

El señor Lucho, mientras no se demuestre lo contrario, es el gran personaje de Villacís que curiosamente introduce a su propio padre como uno de los personajes del libro.

En dicho homenaje a su progenitor, el profesor Villacís no pone énfasis en los aspectos económicos de la historia, que sería más propio de su especialidad, ya que es economista, sino en los aspectos médicos, y en concreto, en la importancia de vigilar el colesterol.

Otra parte de la historia viene muy marcada por la música, algo que sin duda agradecerán mucho de los lectores de la novela.

Y hay libros que justifican la compra y la lectura de los mismos por algún aspecto en concreto. De este que hoy recomendamos vamos a destacar el arranque. Un principio fantástico y canónico que hará las delicias de cualquier lector que sepa apreciar la buena literatura. Solamente por este principio está más que justificado el precio del libro.

Por otro lado, destacamos que se trata de una historia muy cinematográfica. La clásica historia llevada al cine en coproducción hispanoamericana con muy pocos medios económicos y con notable éxito de crítica y buen número de premios. No digo que vaya a ocurrir, pero sí apunto que es una historia que tiene todos los ingredientes para ello.

El aspecto formal nos lleva a un volumen muy manejable, de tamaño de falso bolsillo –ahora que está de moda lo del falso nueve en fútbol, permítase que lo asimilemos al mundo editorial- queremos decir que no es un libro de bolsillo canónico pero sí de tamaño y peso muy similar. Como beneficio diremos que tiene una letra mucho más amigable que la del clásico libro de bolsillo. En la cubierta el señor Lucho admira una cordillera muy verde con un cielo azul que sirve de fondo al campo de título y autor. La cubierta es tan bonita que invita a leer el libro por un lado, y llama la atención de cualquier lector, por otro. Es el típico libro que vemos en un escaparate o mostrador y acabamos cogiendo y comprando, o por lo menos, hojeando.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Narrativa y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s