Conocer a una mujer, de Amos Oz


 

 

El gran misterio femenino

 

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado

Doctor  en Lengua y Literatura

 

He de reconocer que no me había imaginado la literatura de Amos Oz tan amena, profunda e interesante. Sabía que fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 2007, lo que supone una garantía bastante fiable, pero no me imaginaba su estilo tal y como aparece en Conocer a una mujer, de Amos Oz –Nuevos Tiempos Siruela-

Partimos de la base de que, en vez de conocer a una mujer, Yoel –el protagonista- conoce a dos mujeres. Por un lado, a su esposa; por otro, a su hija. Tanto la una como la otra le suponen auténticos quebraderos de cabeza. Y es que, al enviudar Yoel decide prejubilarse y cambiar de aires. Se va a vivir con su hija, con su madre y con su suegra, ellas dos han hecho muy buenas migas que cada vez se parecen más hasta en el físico.

Nuestros lectores podrían asociar este título a la película En qué piensan las mujeres, sin embargo, yo veo este relato más similar al de American Beauty. Sobre todo, en el sentido de la liberación del varón cuando deja el trabajo. Este libro está especialmente indicado para los señores que se prejubilan, que acaban de ser despedidos, o que, como Yoel han enviudado. Todas estas circunstancias cambian radicalmente la vida de un hombre, y eso es lo que narra esta novela con maestría y precisión.

Capítulo aparte merece la hija, con un problema de salud que va cobrando relevancia en el relato y que lleva a Yoel a una nueva investigación sobre la naturaleza femenina. En este caso, desde una perspectiva muy distinta, ya no es el marido que se rompe la cabeza para buscar la razón del cambio de peinado de su pareja, ahora es el padre celoso que no puede encontrar explicación a que su hija quede en un café con su antiguo jefe.

Otro de los aliciente de la novela es el de romper el mito de 007. Tal como desvela el bueno de Yoel, que ha sido espía, nada tiene que ver su vida, propia más bien de comercial que de superhéroe. Ni las persecuciones, ni los coches y motocicletas de alta cilindrada, ni las armas de fuego. De hecho, él considera que cuando se tiene que utilizar la violencia es porque no se ha sabido hacer el trabajo adecuadamente.

El aspecto formal nos remite a la belleza del rostro de una mujer en blanco y negro, con la sombra de unas rejas proyectada sobre su piel, los ojos cerrados y una expresión que combina seguridad, tranquilidad, y por supuesto, belleza. Que la disfruten.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mujer, Narrativa y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Conocer a una mujer, de Amos Oz

  1. Isabella dijo:

    Someone essentially lend a hand to make seriously posts I’d state. That is the very first time I frequented your website page and so far? I amazed with the analysis you made to create this actual submit incredible. Excellent job!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s