Máscaras femeninas, de Fumiko Enchi


 

 

Traición entre amigos

 

Clasificación: Para los lectores interesados en la cultura japonesa

Precio: 16 €

Editorial: Alianza Literaria

Nuestra propuesta de hoy enlaza claramente con la anterior que protagonizaba el escritor Tanizaki. Así, si el viernes se nos presentaba una seducción a la japonesa desde una perspectiva masculina, hoy volvemos a encontrar una historia de infidelidades, pero esta vez, desde la óptica suave y sinuosa de una autora femina.

Máscaras femeninas, de Fumiko Enchi –Alianza Literaria- nos pone ante un problema clásico en la vida real. Dos amigos están enamorados de la misma muchacha. Será especialmente divertido ver el juego de ambos que tienen una imagen oficial frente al amigo y una que podríamos decir de “juego sucio” para llevarse el gato al agua al precio que sea.

En este sentido, contrasta la traición de Ibuki, que efectivamente es quien lo consigue con relativas malas artes, frente a Mikame, que pese a jugar sus cartas parece más limpio. La lección evidente es que a veces el juego sucio es más efectivo a la hora de obtener resultados.

Pero la novela plantea otro tema menos habitual, se trata de la posesión del espíritu por parte de otra persona. Akio, suegra de Yasuko -la viuda joven y guapa, auténtico trofeo en disputa- Akio, decíamos, tiene un protagonismo real al aparecer como el alma posesiva que va jugando con el resto de personajes como si fueran éstos marionetas en su poder.

Hay otro personaje, Harume, que es hija de Akio y cuñada de Yasuko. Harume aparece como una mujer bellísima pero con las faculatades mentales mermadas de nacimiento. No vamos a desvelar todos los secretos de la obra, pero anticipamos que es un personaje enigmático que, poco a poco, va cobrando relevancia hasta captar, y mucho, nuestra atención.

En definitiva, frente a la propuesta del viernes, la de hoy es ligera como una brisa, suave como un poco de nata en el café, delicada como una flor en la ventana. Dos visiones netamente diferentes de la misma cultura japonesa.

El aspecto formal nos lleva a un libro que aunque no sea de bolsillo, es tan manejable como si lo fuera, la letra cómoda y la extensión media-breve harán que nuestros lectores se precipiten al final con pasión y que cuando llegue la conclusión, posiblemente busquen algo más de esta gran autora porque se habrán quedado con ganas de continuar sus lecturas.

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado

Doctor en Lengua y Literatura

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Literatura oriental, Narrativa y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s