Naomi, de Junichiro Tanizaki


Aviso contra el amor ingenuo

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado

Doctor en Lengua y Literatura  

Si en su día La Celestina se presentó como un “aviso contra el loco amor”, nuestra propuesta de hoy se encarga del amor ingenuo. Ya en una especie de postfacio el protagonista dice lo siguiente: “La crónica de nuestro matrimonio acaba aquí. Si les parece que lo que he contado es una tontería, ríanse; por favor, no se priven. Si les parece que encierra una moraleja, aplíquense la lección. Por mi parte, lo que piensen de mí no importa; yo estoy enamorado de Naomi.”

Por lo tanto, Naomi, de Junichiro Tanizaki –Ediciones Siruela- narra la degradación de un hombre de bien que pasa de ser un trabajador respetable, joven y prometedor a convertirse en una auténtica marioneta en manos de una niña caprichosa.

Naomi trata de la educación, más en concreto pasa a ser un tratado de cómo se logra echar a perder una pareja con las mejores de las intenciones. Jijo, el protagonista, conoce a Naomi cuando ésta tiene quince años y él veintiocho. En esos momentos Jijo se empieza a plantear la vida en pareja pero no quiere que ésta venga impuesta por su familia. Por lo tanto, decide acoger a la jovencísima trabajadora de una cafetería con el fin de ir modelándola a su gusto. Poco tarda el ingenuo muchacho en enamorarse perdidamente de la perversa Naomi que viéndose, tan joven, con plenos poderes en el hogar se hace con las riendas de la situación a las primeras de cambio.

Ya en 1924 -fecha de la primera edición de nuestra propuesta de hoy- Junichiro Tanizaki anticipó un problema que quizás se vaya agravando en un perfil de jóvenes asalvajados que bien podría tener su continuación en los botellones, destrozos y de más gamberradas que se producen en ciertas zonas los fines de semana.

Así, la recomendación de lectura sería más para los responsables de la educación de los muchachos que para los propios chicos, ya que la lectura de este libro podría hacer ver como normal una situación que consideramos claramente problemática.

El aspecto formal nos remite a un libro de auténtico bolsillo. Ligero, manejable, flexible, que bien cabrá en cualquier chaqueta, maletín, bolso o utensilio por el estilo. El lenguaje ágil y la historia en sí nos atraparán al instante. Cuando se quieran dar cuenta habrán terminado y tendrán ganas de más. Sin ilustración concreta, los colores rojo, blanco y negro nos remiten a Japón –el escenario del libro-, pero también a la pasión del rojo y a los trazos con un toque de locura en escritura nipona. 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Literatura oriental, Narrativa y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s