Rey de corazones, de Hanna Krall


Hasta en lo más horrible puede haber una historia de amor

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado

Doctor  y Profesor de Lengua y Literatura

 

Hay libros que llaman la atención desde el primer momento. Nos gusta la cubierta y la presentación. Leemos la contraportada y la solapa y todo tiene muy buena pinta. Cuando una edición está cuidada al detalle ocurre como en el libro que hoy recomendamos Rey de corazones, de Hanna Krall –Nocturna Ediciones- tenemos pistas muy interesantes relativas a que se ha hecho un buen trabajo. Es más que probable que el libro nos guste.

Es una novela que recuerda, cómo no, al Diario de Anna Frank. Cuenta los horrores que vivieron los judíos durante la II Guerra Mundial desde una óptica femenina. Sin embargo, si en el célebre diario la protagonista es una adolescente que va creciendo con la guerra, aquí encontramos a una mujer joven, que consigue escapar de su gueto y que cuando está a punto de cantar victoria se encuentra con que han detenido a su marido.

Rey de corazones vuelve a tener relación con los naipes, pero en este caso se trata de las cartas de las adivinas. Como si de T.S. Eliot se tratara, el tarot cobra ya no sólo significado mágico, sino también simbólico ofreciendo a la autora la posibilidad de un juego de metáforas y significados que hará las delicias de nuestras lectoras femeninas.

La historia de amor que mueve toda la trama consiste en la lucha sin fin de la protagonista por salvar a su marido de los campos de concentración. La búsqueda del esposo por encima de todo, aunque se tengan que sufrir los peores abusos. Es notable una parte del libro en el que la protagonista da orden de que se salve a su marido a toda costa. Si la detuvieran a ella la consigna sigue siendo la misma, la vida que importa, a su entender, es la del marido, no la de ella. A ella no le importa morir.

El hombre que enamora a esta mujer no lo hace por su belleza física, ni por ser excepcionalmente destacado en nada en concreto. Es un hombre normal que actúa según le va dictando su conciencia. Una persona que destaca por su bonhomía, por ser una persona de bien. Eso es mucho más poderoso que ninguna otra cosa en la novela que hoy recomendamos.

Como podrán suponer, la tortura está muy presente en la obra. La felicidad en estas circunstancias puede pasar por ponerse un diente postizo, teñirse el pelo o disfrutar de una buena manta de cuadros. Con cosas tan sencillas como estas los personajes de Rey de corazones alcanzaban el culmen de la alegría.

Desde el principio venimos argumentando que es un libro muy cuidado, tacto agradable, letra fácil de leer, ilustraciones –lo que en una novela es muy poco habitual- y en la cubierta, una mujer nos mira fijamente buscando en nuestro rostro la complicidad necesaria para encontrar a su marido. ¿Le encontrará?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historia, Narrativa y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s