Fortunata y Jacinta, de Benito Pérez Galdós


Lecturas de largo aliento

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado

Doctor en Lengua y Literatura

 

Decía el catedrático Luis Blanco Vila que hay lecturas que no queda más remedio que acometer en las vacaciones por sus dimensiones ya que es la única época del año en la que se tiene el tiempo necesario para, si no terminarlas, por lo menos, avanzarlas lo suficiente para que se puedan rematar en el curso. 

En estas circunstancias estaría Fortunata y Jacinta, de Benito Pérez Galdós –Clásicos Castalia- Una lectura que puede sonar a tostón obligatorio en el instituto, y que realmente nos aporta una historia de amores, que nos atrapará desde los primeros compases del libro. 

El valor añadido del libro viene de la mano de James Whiston, que realiza el estudio previo y que compara en toda la edición las diferentes versiones que utilizó Pérez Galdós en la redacción de su obra maestra. Así, vamos conociendo matices y retoques que nos acercan al proceso creador del escritor canario. 

La historia tiene que ver con la infertilidad, con un matrimonio que está marcado desde el viaje de novios por Fortunata, la amante en la sombra capaz de concebir los hijos que Jacinta no es capaz de darle a Juanito, el otro vértice del triángulo amoroso. 

Pero como bien apunta Whiston, la auténtica protagonista de la novela es la ciudad de Madrid, escenario, punto de encuentro y testigo de las andanzas de este auténtico entretejido de personajes que van captando nuestra atención por sus actos, por sus ropas, por sus pensamientos, y sobre todo, por su forma de afrontar los hechos históricos que relata la novela, ya que con el pasar de los años, Fortunata y Jacinta se ha convertido en un auténtico libro de historia de aquel Madrid de finales del siglo XIX. 

No se desanimen nuestros lectores al ver los dos tomos macizos que comprende la novela, la lectura irá avanzando con paso firme por el primero, y cuando se quieran dar cuenta, estarán buscando el segundo con ansiedad para continuar la trama. 

El aspecto formal nos remite a una presentación sobria y bella a la vez. Retratos y edificios de un Madrid distinto del de hoy, pero también origen de esta ciudad de la que tan orgullosos estamos. Si se acaba el verano, llegarán las Navidades y este libro se nos antoja un gran regalo para entonces.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historia, Narrativa y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s