El peor valor refugio


El tiempo de los curas de pelo en pecho

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado
Doctor en Lengua y Literatura

En estos tiempos de crisis que corren, una de las preocupaciones es dónde invertir el dinero. Con el ladrillo en claro declive y el oro, al parecer, en mejor momento para la venta que para la compra, parece que muchos vecinos se están decantando por el juego, ya sea en la versión light de loterías primitivas y similares, ya por todo lo alto con Eurovegas acechando en lontananza.

La novela que hoy ofrecemos Caballo de Oros, de Víctor F. Freixanes –Nuevos Tiempos Siruela- supone un aviso a navegantes igual que el que en su día lanzaron Fiodor Dostoievski, con El jugador o Joseph Roth con La marcha Radetzky. Todos ellos cuentan historias en las que el juego arruina vidas e incluso familias o pueblos enteros, como la que hoy presentamos. Por eso decimos que el juego es el peor valor refugio al que podemos acudir.

Caballo de Oros irrumpe con el aval incuestionable del Premio de la Federación de Libreros de Galicia y del Premio de la Asociación de Críticos de España 2011. Algo tendrá el agua cuando la bendicen, y en este caso nos sirve para enlazar con uno de los temas de la novela, que es ese mundo de clérigos y sotanas tan valleinclanesco, tan habitual en la literatura gallega que nos atrapa y nos cautiva. Curas de vieja escuela que se ponen al frente de una mesa de juego y que comen un cabrito asado con aires de generales, curas de tabaco negro de los que quizás el último exponente fuera el Cardenal Tarancón que ha sido el protagonista de una serie hace relativamente poco.

Freixanes recupera un mundo de hace relativamente poco, tanto de padres, como de abuelos, de aquella postguerra dura que curtió a nuestros mayores como –hay que reconocerlo- no estamos curtidos los hijos del baby boom de los 70, generación de la transición, o generación X –quizás esta más de los años 60. En todo caso, más propio el término en Estados Unidos-, y qué decir de las posteriores.

Quienes no hayan elegido aún un libro para empezar el curso encontrarán un ambiente otoñal y atlántico, de lluvias y hogueras para calentarse que nos pondrán en sintonía, más con la nueva temporada que ya aparece en los escaparates, que con el remate final veraniego. Además, tiene ese gracejo humorístico gallego tan propio para los tiempos de castañas asadas y hojas cayendo del árbol.

En definitiva, un libro lo suficientemente ligero e interesante como para que no suponga una ruptura con el verano, y lo suficientemente ambientado como para que si el tiempo meteorológico sigue en verano, nos demos cuenta de que cambia todo lo demás. Hay que volver a la escuela o al instituto o al colegio o al trabajo… Cambiará hasta el tiempo litúrgico, y cuando nos queramos dar cuenta, estaremos en Adviento, una preparación para la Navidad que puede llegarnos a más de 30 grados centígrados, si no, al tiempo.

El plano formal nos lleva a un Pazo –Palacio típico gallego- en el que una joven enamorada mira al horizonte todavía en mangas de camisa. La barandilla oxidada, el granito sedimentado y las malas hierbas, acentuado todo por el blanco y negro, nos remiten a un escenario frío y otoñal que recomienda a nuestros lectores acudir a la librería más próxima, comprar este libro, que no les defraudará, y quizá meterlo en la nevera esperando la sazón –qué bonito es el lenguaje del libro arcaico y con aires gallegos- para la lectura.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historia, Humor, Narrativa y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El peor valor refugio

  1. Fernando dijo:

    Como siempre estupenda reseña. Se me acumulan las lecturas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s