Colinas que arden, lagos de fuego. Nuevos viajes por África, de Javier Reverte


 

 

 

Clasificación: Muy atractivo para todos los públicos viajeros

Precio: 21,90 €

Editorial: Plaza y Janés

Hay personas que han dedicado toda su vida a viajar. El viaje, en sí es una de las ilusiones de su vida. Incluso, hay quien ama tanto los viajes que se dedica a ello profesionalmente. Organiza uno y luego lo comparte en un reportaje o un libro. De hecho, uno de los tipos de crónica es la “crónica viajera”. Los cuadernos de viaje caseros son guardados como un tesoro por los que se han molestado en realizarlos. Si nunca han hecho uno, les animo a hacerlo. La versión más ligera es el típico album de fotos de las vacaciones, también en vías de extinción.

livingstone

Por eso, cobra especial interés la labor de Javier Reverte en el libro que hoy presentamos, porque nos enseña a planificar un viaje como Dios manda, aunque luego salga mal. Nos advierte de los inconvenientes del mismo. De hecho, nos dice que se han roto matrimonios en la propia luna de miel por un viaje que se va torciendo poco a poco.

Pero lo más importante es marcar un objetivo al viaje, en este caso, homenajear al Doctor Livingstone, el hombre que dejó su corazón en África. Quienes lean el libro entenderán por qué. Es más, leer las aventuras del inminente viajero de la mano de Javier Reverte es mucho más entretenido y nos llega hoy mucho mejor que en los propios diarios de Livingstone, escritos con mano enferma y temblorosa y que se paran en detalles que hoy en día nos resultan menos apasionantes que la figura del propio Doctor.

En todo caso, fue él el que empezó a luchar contra la esclavitud a pie de obra, en el propio continente africano. Dice Javier Reverte con razón, que si en vez de Indiana Jones -un personaje de ficción- Steven Spilgberg se hubiera fijado en Livingstone, hoy tendríamos a un héroe de grandísima magnitud.

El aspecto formal nos remite a un atardecer africano de aguas calmas de una belleza indescriptible. Sin embargo, les aseguro que sus casi cuatrocientas páginas les llevarán por un sinfín de peripecias, contratiempos y personas reales que perfectamente podrían ser protagonistas de una novela.

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado

Doctor en Lengua y Literatura

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Viajes y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s