Parodia sin ofensa


Humor a la vizcaína

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado
Doctor y profesor de Literatura

 

Cada vez que me encuentro con un autor capaz de hacerme reír sin ofender a nadie, entiendo que he encontrado una joya, no en bruto, sino muy bien pulida y lista para disfrutarla cuantas más veces mejor.

Eso le ocurre a Cuando Lázaro anduvo, de Fernando Royuela –Editorial Alfaguara- que aprovecha un montón de situaciones de la vida cotidiana, en las que cualquiera de nosotros se puede ver reflejado, y las deforma o las narra de tal manera que la hilaridad es inevitable.

Y lo hace sin meterse a fondo con nadie. Sin que puedan sentirse ofendidos sus lectores porque siempre refleja situaciones reales y cotidianas.

El meollo de la novela está en la resurrección de Lázaro, evidente parodia de uno de los momentos culminantes del Nuevo Testamento. Para que no queden dudas, las hermanas de Lázaro se llaman Marta y María.

Pero lo hace con tal naturalidad, con una forma tan de la vida diaria, que insisto en que será difícil que los católicos más tradicionales se vean demasiado ofendidos. Hasta la figura del sacerdote que da la Extremaunción a Lázaro, que podría resultar chocante, entiendo que es muy literaria y fuera de cualquier intención de molestar.

Nuestros lectores más veteranos encontrarán una obra de referencia, un clásico del humor que hasta tuvo versión cinematográfica –con mucho éxito, por cierto- Nos referimos, claro está, a Y al tercer año resucitó, de Fernando Vizcaíno Casas. Esa línea nos da la clave de interpretación del humor de Fernando Royuela en esta obra según mi criterio.

Bienvenido sea el sucesor de esta corriente humorística que por el momento había quedado un poco huérfana de herederos. Desde luego, si tiene el éxito de Vizcaíno Casas ya puede estar contento nuestro protagonista de hoy.

El aspecto formal nos lleva a una presentación en la que el blanco cobra gran importancia. Ya lo decía Francisco Umbral, “en la edición moderna, la clave está en acertar con el uso del blanco”. El tamaño, ni demasiado grueso, lo que evita el cansancio, ni tan breve que nos resulte insípida. Posiblemente les deje con ganas de más.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Humor, Narrativa y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s