Amor y arquitectura


Nostalgia bilbaína

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado

Doctor  y Profesor de Lengua y Literatura

 

Si hace unos días presentábamos una preciosa historia de amor, nuestra propuesta de hoy La ciudad de los ojos grises, de Félix G. Modroño –Editorial Algaida- nos narra una de esas historias de amor imposible que suelen conmovernos tanto o más que las de amores logrados.

Más allá de eso, nos muestra una obra histórica ambientada en una de las etapas preferidas de la historia en esta sección. El tan citado fin-de-siglo –mantengo la grafía de Eugenio D’Ors- Resulta una época apasionante porque supone el fin del decadente imperialismo español, para asumir la crisis que vino en llamarse Desastre del 98.

Ahora nos creemos que estamos peor que nunca, pero si echamos la vista atrás parece que la historia se empeña en llevarnos la contraria, ya que aquel dolor de España no tenía parangón con el que podamos sentir hoy.

Otra de las protagonistas de la novela es la arquitectura, y especialmente, la de la ciudad de Bilbao. Los amantes de una, de la otra o de ambas no deben perderse esta obra.

Nostalgia bilbaína que nos lleva a una ciudad que mutaba de siglo y que veía cómo un equipo de fútbol -el Athletic de Bilbao, claro- hacía las delicias de sus ciudadanos.

Pero hay otra clave en esta novela que no se puede perder de vista. Es el aspecto policial ya habitual en Félix G. Modroño. Sin el asesinato de Izarbe y toda la trama que acarrea, que mantiene a la obra en pie desde la primera a la última página, esta novela habría sido otra.

Especialista en este tipo de tramas en las que el autor se desenvuelve como pez en el agua aprovecha la intriga para sumergirse en un escenario y en unos personajes que siempre nos dejarán con ganas de saber más de ellos. En este sentido, el protagonista, Alfredo Gastiasoro, es uno de los personajes que más me han impactado de los siempre bien perfilados por Modroño.

En definitiva, una buena elección para esta primavera o verano. Ni demasiado voluminosa para que nos cansemos, ni demasiado breve para que nos sepa a poco.

Continuando estos aspectos formales, la portada nos remite al Bilbao de principios de siglo XX. Sobre la ciudad destaca un enigmático retrato de Izarbe, la chica de los ojos grises que nos recuerda, por qué no decirlo, a alguna de las artistas que han pasado por la célebre serie Amar en tiempos revueltos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historia, Narrativa y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s