La vida de nuestros bisabuelos


En el límite entre lo histórico y lo contemporáneo

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado

Doctor  y Profesor de Lengua y Literatura

Hubo un tiempo en el que el mundo no estaba explorado por completo, y en el que atravesar un terreno montañoso era una auténtica aventura. Ese tiempo puede parecernos muy lejano, pero a principios del año mil novecientos esa situación se podía producir en algunos lugares del mundo. Es la época del Titanic, del doctor Livingstone, y de los buscadores de oro, por poner tres ejemplos.

Esos inicios del siglo XX que hasta ahora se habían considerado “contemporáneos” en breve se convertirán en una etapa histórica. En literatura se ha unificado bajo el término fin-de-siglo –a mí me gusta escribirlo así, tal y como lo hacía Eugenio D’Ors.-

El libro que hoy nos ocupa, Erewhon o al otro lado de las montañas, de Samuel Butler –Editorial Akal- está escrito en aquellos años, el mismo mundo que hoy se recrea en literatura y películas de época, es el propio del periodo.

Otra de las características era la influencia de Charles Darwin y su obra El origen de las especies, sobre todo en Gran Bretaña. Todo esto lo explica de manera profusa Ramón Cotarelo en su estudio preliminar.

El caso es que son muchos los escritores que, como Darwin, Stevenson o el propio Butler se pusieron en camino a observar la naturaleza y explorar. Una de las gracias de la experiencia era escribir estos libros que tienen un toque Nathional Geographic de aquellos años. Es el momento de la creación de sociedades como esta o como la que vimos en la reseña de Las aventuras del club Pickwick, de Charles Dickens, estaban formadas por varones aventureros que empezaron a fraguar lo que hoy se conoce como sociología.

Otra de las claves del libro es el género utópico, ya que el viajero se encuentra en una sociedad que propone unos valores novedosos frente a los de la sociedad victoriana. Por ejemplo, en esa sociedad utópica se prohibían expresamente las máquinas. El mundo industrial avanzaba corrompiendo ciudades como Liverpool, y había una corriente de opinión muy contraria a la industria que encabezaban los llamados ludditas.

En definitiva un mundo que nos resulta muy distinto al de hoy en día, pero que en definitiva era el de nuestros abuelos y bisabuelos. Nuestros lectores más jóvenes encontrarán ocasión para preguntar a sus bisabuelos –los que tengan el honor de tenerlos, claro-, si realmente el mundo era así.

El aspecto formal nos lleva a una edición sobria y manejable que no escatima un toque de color con un retrato que entendemos es de Butler, aunque no lo indique. Podría ser también uno de sus cuadros, ya que se dedicó a la pintura, aunque con menos éxito que a la literatura. Ahora que se empiezan los planes veraniegos, nuestros lectores se verán estimulados a estos viajes aventureros que tanto éxito están teniendo recientemente.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historia, Viajes y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s