Aprovechar ocho horas perdidas no está nada mal


Que tus sueños te acompañen

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado

Doctor  y Profesor de Lengua y Literatura

Aunque no tiene nada que ver con la Lotería de Navidad, y que hemos cambiado los “sueños” por la “suerte” original, me ha parecido un bonito lema para el libro que presentamos hoy, Despertar al soñador, de Raechel Bratnick -Editorial Eleftheria-

En este caso, no se trata de una novela, aunque sí es muy literario. Se trata de aprender a gestionar nuestros sueños para sacarles todo el partido. ¿Cuántas veces nos hemos levantado de la cama con la sensación de no haber soñado nada? Supongo que la mayoría nos encontramos en esa situación.

Sin embargo, Raechel Bratnick ha trabajado sus sueños intensamente, ha acudido a talleres de sueños y ahora es una experta que comparte con nosotros sus conocimientos, ya no sólo a través del taller que dirige, sino también con este libro que nos enseñará a sacar partido a los nuestros.

Si se habla de Postmodernismo, y hasta de “Postvanguardismo”, este libro podría ser “postsurrealista” –son términos que deben ir fraguando y que se van proponiendo. Puede que al final no fragüen, el de Postmodernismo sí, ya que está instaurado-, sino Surrealista al más puro estilo de Salvador Dalí.

Ciertamente, lo más parecido a este tipo de literatura sería la célebre New age, éste término sí que está aceptado, pero abarca mucho más que lo onírico. En todo caso, son cada vez más los escritores que tratan los temas del sueño, entre ellos Alejandro Jodorowsky.

El libro nos presenta todo un programa que va relacionando las tareas para incubar sueños, recordarlos y aprovecharlos en fines que van de lo meramente informativo, a lo terapéutico y hasta lo artístico, ya que la autora aprovecha sus sueños para la pintura y la narración.

No se esperen nuestros lectores un diccionario de sueños, Bratnick nos explica que la interpretación a través de los diccionarios de sueños es incompleta y pobre. Por eso, quienes estén interesados en estos asuntos encontrarán un apoyo excelente en esta monografía.

En definitiva, la autora propone la búsqueda de Dios a través de los sueños, y eso, más que con los surrealistas, la uniría directamente con los místicos como San Juan de la Cruz, Santa Teresa o Hildegard von Bingen.

Si decía Jorge Valdano que para jugar en zona había que vivir en zona, el proceso que propone Raechel Bratnick nos supondrá cambiar hábitos, e incluso, nuestra concepción de la vida. Está en mano de los lectores seguir sus consejos o no.

El aspecto formal no puede ser más onírico. Colores suavizados nos remiten a la imagen de una chica que parece sacada de El sueño de una noche de verano, de William Shakespeare.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Autoayuda y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Aprovechar ocho horas perdidas no está nada mal

  1. Muy interesante. Los sueños son muy importantes, pasamos la mitad de nuestra vida vida soñando.

  2. El único inconveniente es que hay que dedicarle tiempo, pero si se hace, yo creo que va a ser para mejor, sin duda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s