Sócrates sigue vigente


Literatura para pensar

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado

Doctor  y Profesor de Lengua y Literatura 

Desde mis inicios universitarios, la asignatura de historia del pensamiento político me pareció fascinante. Así, al llegar a mis manos Pensamiento político e historia: ensayos sobre teoría y método, de J. G. A. Pocock –Editorial Akal- me pareció que iba a ser una lectura interesante.

Ahora, la hipótesis se ha confirmado, destapándonos un libro que ya no sólo va a ser útil para quienes estén interesados en el pensamiento político; sino también, para cualquiera que acometa la tarea de plasmar en palabras cualquier investigación.

J. G. A. Pocock tiene la generosidad de desvelarnos sus métodos de trabajo y escritura y dar muy buenos consejos referentes a la creatividad. Posiblemente, el apartado de la escritura en papel suave y tinta azul a pluma parezca anacrónico a la mayoría de nuestros lectores, aunque hay que reconocer que el ritmo y la predisposición de quien escribe en esas circunstancias no es la misma de quien enciende un equipo y a la más mínima ocasión recurre a un buscador para copiar y pegar en su documento.

Dios me libre de sentenciar a todos los que trabajen a ordenador, sería un suicidio, pero sí que los autores más jóvenes tienen esos métodos en su mayoría. Cierto es que no se puede exigir la misma metodología a un alumno de secundaria que a un catedrático.

En todo caso, sírvanos la ocasión para romper una lanza a favor de esos métodos que se van perdiendo y que han dado obras de primerísima calidad a la historia de la cultura.

Maravillosas son también las partes más filosóficas y reflexivas del libro, es ahí donde Pocock nos atrapa y abre nuestra mente. Por ejemplo, cuando propone que, posiblemente, la ruptura de la relación amo-esclavo siga siendo muy beneficiosa para el primero, que mantiene el 99% de sus privilegios y al trabajador contento de haber roto sus cadenas.

Se trata de un libro de clara utilidad que nos hará pensar, nos ayudará, y por momentos, nos atrapará igual que una novela.

El aspecto formal es el de los diseños de Akal, sinónimo de calidad y buen gusto. Un cuadro que nos recuerda a la escuela holandesa nos presenta a un hombre de letras con la mano sobre un busto en mármol que bien podría ser el de Sócrates.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Sócrates sigue vigente

  1. Estupenda entrada, como siempre. ¡Qué viva el método Socrático!

  2. Elmer dijo:

    ¡Ludita! ¿Escribir con pluma y además tinta azul?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s