La vida al límite


Novela con sabor a cine

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado

Doctor  y Profesor de Lengua y Literatura

 

Los horrores de La Segunda Guerra Mundial protagonizan El violinista de Mauthausen, de Andrés Pérez Domínguez –Editorial Algaida- Dichos horrores protagonizan esta novela de tal manera que será difícil encontrar una obra tan cruda y sangrante sobre el asunto.

Parece mentira que en este contexto pueda haber una historia de amor, al igual que ocurriera con aquella película inmortal, nos referimos, sin duda, a La vida es bella. Pues sí, vuelve a darse el caso de que gracias al amor, a la ilusión de poder volver a ver el rostro amado, el protagonista es capaz de sufrir todo tipo de sacrificios con el único objetivo del reencuentro con la persona con la que iba a casarse.

Por otro lado está la espera de la mujer que sabe que un día se han llevado preso a quien iba a ser su marido, y no sabe si volverá a verlo. Lo único que le queda es la lucha, la pelea. Esa lucha que le llevará a convertirse en una espía, a sufrir el rechazo de sus vecinos y amigos de toda la vida con la única finalidad de ayudar a su pareja. Aunque eso no lo sepa nadie.

Aparte de muy buen creador de personajes, Andrés Pérez Domínguez destaca por ser un gran ambientador. Nos referimos a su pericia para envolvernos en el mundo de su novela de manera que, aunque viajemos en un autobús, o en un tren, nos sintamos en el tren que él está describiendo, o en la cocina en la que los personajes toman un vaso de vino que casi estaremos paladeando.

Esa creación de ambientes es mucho más difícil en la novela que en el cine, por lo que redoblamos el mérito del autor. Por otro lado, la novela se antoja una oportunidad excepcional para abordar una versión cinematográfica que posiblemente tuviera éxito. De hecho, acabo de comprobar que no hubiera ya esa versión cinematográfica que proponíamos.

En el aspecto formal, una edición ligeramente voluminosa, pero ligera y en tamaño bolsillo, nos permitirá leer en los trayectos hacia el trabajo, o hacia cualquier otro lugar, con comodidad. Ojo, no se pasen de parada, ya que si se meten demasiado en la trama, puede que les ocurra.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s