Otro candidato al Nobel


Houllebecq abre la puerta a sus lectoras

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado

Doctor y Profesor de Lengua y Literatura

Que Michel Houllebecq es uno de los escritores más mediáticos del planeta no es decir nada nuevo. Por donde va levanta una ola de misterio y expectación sin precedentes.

Por si fuera poco, en su última novela, El mapa y el territorio, de Michel Houllebecq –Editorial Anagrama- se presenta a sí mismo como uno de los protagonistas de la trama. Para más Inri, muere asesinado en circunstancias más que sangrientas.

Pero, ¿qué nos aporta esta novela frente a obras previas del mismo autor que ya estaban a un nivel muy alto? Una de las aportaciones, sin duda, es que abre la puerta a las lectoras femeninas, presentando hechos y reflexiones que pueden interesar indistintamente a lectores masculinos o femeninos.

Así, echa por tierra la teoría de Julio Cortázar de los dos grupos lectores y lectoras. Según él o se escribía para ellas, o para ellos. Michel Houllebecq ha demostrado que se puede interesar a ambos sin ningún problema. Pero esto ya es algo que venía pasando con uno de nuestros autores favoritos en esta sección. Nos referimos, cómo no, a Javier Marías, que seguro que tiene más lectoras que lectores, pero que, al contrario que el francés, poco a poco va adaptando su literatura a los gustos masculinos. Gana así un buen número de lectores varones que nos convertimos en incondicionales suyos.

Otra gran aportación de la novela que hoy nos ocupa es la profunda reflexión sobre un buen ramillete de temas de actualidad en los que Houllebecq profundiza con acierto y precisión de ensayista, más que de novelista. Destacan sus reflexiones sobre el arte, tanto en su aspecto de negocio, como en las facetas creativas. También las que hace sobre la injusticia mundial en la que muy pocos nadan en la abundancia, y cada vez más sufren tremendas estrecheces.

Así, el alter ego del autor se divide en dos personajes que posiblemente encarnen dos caras de una moneda. Michel Houllebecq personaje profundiza en los aspectos más negativos –la soledad, las manías, el gusto por cosas extrañas-, mientras que Jed Martin encarna el lado creador y amable, y posiblemente, sea más fiel al escritor que el personaje que lleva su nombre.

En el aspecto formal encontramos el diseño propio de Anagrama, como siempre, garantía de literatura de mucha calidad.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s