Los finales de siglo


Propuestas para el siglo XXI

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado

Doctor  y Profesor de Lengua y Literatura

 

Ya en el pasado fin-de-siglo –la grafía es de Eugenio D’Ors- sonaba aquello del “sálvese quien pueda” y al final se salió adelante gracias al trabajo de grandes hombres de nuestro país como Joaquín Costa, José Ortega y Gasset, Miguel de Unamuno, todos ellos, y muchos más, sentaron las bases de lo que vino a llamarse Regeneracionismo.

Ahora nos encontramos en una nueva encrucijada finisecular, y no nos engañemos, el problema no es únicamente económico, ni mucho menos. Desde ya hay que buscar soluciones que recuperen, no sólo nuestra maltrecha economía, sino también las bases filosóficas y humanas de nuestro país.

Siglo XXI: la evolución pendiente, de José Monleón –Editorial Clave Intelectual- parte de la propuesta de la evolución frente a la revolución. Esto significa que es mucho más positivo un cambio sin violencia que un doloroso cambio con violencia como el que vivimos no hace tanto.

Se le ve el plumero al autor en las distintas valoraciones políticas. Más partidario de la izquierda que de la derecha. No obstante, como nos enseñaron ya en los primeros años de la carrera de periodismo, es conveniente beber de todas la fuentes informativas, conocer todas las corrientes de opinión aunque no se compartan. No podemos empobrecernos leyendo un único periódico o siguiendo autores de una determinada ideología. Lo recuerda el propio Monleón en una cita de Obama.

Además, el libro tiene una serie de propuestas más que razonables. Por ejemplo, la necesidad de un pacto educativo en el que todas las ideologías se pongan de acuerdo para sentar las bases de unos planes educativos consensuados que se mantengan en el tiempo. No es de recibo que cada cambio de dirigentes lleve de la mano una reforma educativa que derogue todo lo anterior. Lo haga quien lo haga, supone un perjuicio para toda la comunidad educativa.

En la misma línea está la búsqueda del bien común por encima de intereses partidistas. Una política de acuerdos que busquen el bien de todos es lo más necesario en estos momentos, lo diga quien lo diga.

La época más brillante de nuestra política, según mi criterio, fue la de los primeros años de la transición, donde se buscaron acuerdos en los que todos salieran beneficiados. Recuperar el espíritu de las políticas de centro y de consenso se me antoja una solución, no sé si satisfactoria, pero por lo menos acertada, en los graves momentos que vivimos.

En el aspecto formal también me gusta el libro, que alguno podría considerar ladrillo, pero que recupera el estilo editorial de los años 70, sobrio, y más pendiente del contenido que del continente

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s