“El guardián invisible”, de Dolores Redondo


 

Según los cánones

 Clasificación: Novela Policíaca

Editorial: Destino

El Club de Lectura de la Universidad CEU San Pablo está acometiendo el estudio en profundidad de una autora especializada en la materia, Dolores Redondo. Así, después de leer “Todo esto te daré” –galardonada en 2016 con el Premio Planeta- se ha afrontado la lectura de la “Trilogía del Valle del Baztán” Se trata de una técnica de trabajo que se afrontó en su día con Lorenzo Silva de manera muy exitosa y que ahora se ha recuperado.

A la hora de valorar un escrito, una novela en este caso, son muchos los criterios que se pueden seguir. Uno de ellos, muy apropiado al mundo académico, es el de que se sigan los cánones establecidos.

Pues Dolores Redondo se ha especializado de tal manera en el género policíaco que lo domina por un lado; y respeta las reglas establecidas por otro. Es decir, “El guardián invisible” tiene todos los ingredientes que podríamos reclamar a cualquier buena novela policíaca. Una intriga que nos mantiene pegados al libro desde la primera página hasta la última; poco a poco, vamos intuyendo quién o quiénes están implicados en los asesinatos pero hasta el último momento no sabemos, a ciencia cierta, quién es; el asesino tiene una estética propia del enfermo mental. De hecho, hay un momento culminante en la novela en el que se descubre lo que en el argot se conoce como <el altar>, es otra de las características del género que se cumple en la novela que hoy recomendamos.

Dicho esto, también hay que señalar que la autora tiene unas señas de identidad propias que estamos descubriendo en este estudio profundo de su trabajo. Por ejemplo, esa presencia tan interesante de tradiciones arcaicas del mundo rural: la brujería, la gastronomía, el tarot… Se trata de peculiaridades del universo de Dolores Redondo que maridan muy bien con el género policíaco y lo nutren de peculiaridades que pueden hacernos preferir una de sus novelas a otra de la abundante oferta que hoy encontramos en las librerías ya provengan de las letras nacionales o universales.

Lo que está claro es que el género policíaco está en auge hasta en el mundo del cine y de las series de televisión. Cada vez es más difícil encontrar señas de identidad que atrapen al lector o espectador para que sigan consumiendo el género. Sin embargo, se está trabajando muy a fondo y, por difícil que parezca, se encuentran nuevas vueltas de tuerca que actualizan las historias para que nos sigan gustando.

Por otro lado, Dolores Redondo ha aprovechado el éxito de sus personajes para abrir una saga. Algo que es tradicional y canónico también, desde Cervantes, que hizo un segundo tomo de “Don Quijote”, pasando por Marcel Proust, Benito Pérez Galdós o Pío Baroja y llegando, como ya hemos señalado, a uno de los grandes del género, Lorenzo Silva. Así, los personajes de la saga nos resultan conocidos y cada vez queremos saber más de ellos. De alguna manera, se presentan como cotidianos. Conocer ya a los personajes que vamos a encontrar nos ahorra el esfuerzo de ir recordando nombres y escenarios que ya conocemos de la lectura anterior. Es, sin duda, otro de los aciertos que hemos encontrado.

Formalmente, se trata de una lectura ágil con un estilo que va de las peculiaridades de la cultura más arcaica hasta la vanguardia de las series de televisión americanas. Esto se logra con una naturalidad abrumadora y no resulta chocante en la lectura. Todo lo contrario, es otra de las señas de identidad que hacen especial la prosa de Dolores Redondo. En la cubierta, una mano pálida y fantasmagórica convive con el verde y el rojo intensos. Colores, por cierto, del País Vasco. Ya saben que las casualidades no existen.

Adolfo Caparrós

Anuncios
Minientrada | Publicado el por | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

“Un hombre gris y otros relatos”, de Maica Bermejo Miranda


 

 Tan intensos como un café recién hecho

 Clasificación: Relato

Editorial: Ediciones Irreverentes

El libro que hoy recomendamos presenta una serie de relatos bastante breves y muy intensos. Relatos que, con pocas palabras, nos cuentan todo lo necesario para que disfrutemos de una narración con presentación, nudo y desenlace que nos llenará plenamente.

Me ha agradado especialmente la fuerza de los personajes que pueblan el libro. Desde luego, si algún día Maica Bermejo se pusiera a escribir una novela -quizá haya empezado ya- el gran atractivo sería el de unos personajes que nos atrapan, que tienen mucho que decir y que nos llegan a lo más profundo del corazón.

El libro arranca con un relato magistral, el de “Melquías Melquíades” Ya solamente por leer esa primera historia merecería la pena comprar el libro. Un cuento que nos llena de ternura y nos hace ver que la felicidad está en esas pequeñas cosas que a unos pasan desapercibidas y a otros satisfacen y llenan de alegría. No depende tanto de lo que vivimos sino de cómo somos capaces de vivirlo. Esa, entiendo, es la gran moraleja de ese primer relato que por algo aparece en primer lugar.

Muchos de los relatos que podemos leer en el libro nos trasladan a una España que ya no existe. Existió hace treinta o cuarenta años y ahora está en nuestra memoria. Una memoria que la autora nos ayuda a desenterrar para revivir cómo era la vida sin teléfono móvil, por ejemplo. Algo que hoy parece absolutamente descabellado. Si lo pensamos fríamente, no hace tanto que vivíamos sin depender de cargadores, Wifi, 4G y todo lo demás. No lo necesitábamos porque no existía y éramos felices igual. Me da la sensación que ese es otro de los mensajes que nos quiere compartir Maica Bermejo.

En algún relato nos presenta a una Julieta enamorada de su Romeo en versión española en la que una niña bien se enamora de un jornalero contra viento y marea. Disfruta de su marido e hijas y mil veces que le pasara, mil veces habría tomado la misma decisión. Es el temperamento de la mujer española tan bien representado por Maica en “Isabel”

He subrayado algunos de los relatos pero no quiere decir que los haya mejores o peores. Simplemente, he presentado una pequeña muestra para que los lectores se hagan una idea de lo que ofrece el libro.

El prólogo de Francisco Illán servirá de guía y complemento a mi reseña. No dejen de leerlo porque explica mucho mejor que yo le prosa de la autora.

Formalmente, se trata de un libro ligero, manejable que nos presenta relatos de una longitud que puede ser ideal, por ejemplo, para el viajero de autobús o metro ya que en un viaje puede leer uno o dos relatos dependiendo del trayecto. En una consulta de médico también se pueden leer uno o dos relatos si el tiempo de espera es razonable. En la cubierta, ese hombre gris que solamente rompe el gris con la corbata roja y una manzana verde que le tapa la cara. Que lo disfruten.

Adolfo Caparrós

Minientrada | Publicado el por | Etiquetado , , , | Deja un comentario

“Mi amigo Cervantes”, de José Villacís


 

Realismo Mágico a la española

 Clasificación: Novela

Editorial: Letra Grande

Solamente un autor tan completo y complejo como el economista José Villacís podía tejer un libro en el que los del lado de allá estén tan presentes y sean tan protagonistas como los del lado de acá. Es decir, donde la literatura hispanoamericana se funde de tal manera con los clásicos españoles que es difícil deslindar qué pertenece a cada uno de ellos.

A parte, se trata de un libro con tal amplitud de miras que las letras árabes también tienen su presencia. Especialmente, en los capítulos en los que el protagonista se encuentra cautivo y feliz en Argel.

Puestos a sacar enseñanzas del libro, tenemos muchas.

Una, que es gracias a su habilidad como dentista, sacamuelas en la novela, como consigue muchas de sus piruetas económicas, salvar la vida y obtener prestigio y reconocimiento; otra, que gracias a la fantasía y la locura, si me lo permiten, el autor logra una actitud positiva que le permite ser feliz en circunstancias hostiles. Es más, esa fantasía y esa locura se contagian y gana los favores de muchos que se ven atrapados y seducidos.

En definitiva, se trata de dar una visión positiva de la locura. Una enfermedad maldita en muchos casos a la que genios como Salvador Dalí, Woody Allen, y ahora, José Villacís logran encontrar el lado divertido y positivo.

El argumento nos remite a una biografía disparatada, o quizás no tanto, de Miguel de Cervantes. Una historia que desmonta el mito del autor genial para convertirlo en una persona de carne y hueso que se gana la vida sacando muelas que gracias a ese oficio salva la vida y la de los suyos en más de una ocasión y que tiene una vida tan disparatada y tan intensa que da juego a la hora de contar historias.

Esas fantasías le dan la vida por un lado; le buscan la ruina, por otro.

En el último momento, su obra maestra es tenida por herética ya que hace apología de la locura, sobrepone el Amor a Dulcinea al Amor de Dios, presenta un lugar diabólico como es La Cueva de los Montesinos, donde el tiempo se detiene. En definitiva, esos problemas con la censura van a ser los que se lleven a uno de los mejores escritores de la Literatura Universal por delante.

Formalmente, nos encontramos ante un volumen en el que lo de <letra grande> no es un eufemismo, 600 contundentes páginas que se nos harán cortas porque la novela nos ha atrapado de tal manera que de buen grado habríamos leído doscientas más. En la cubierta, manchas de tinta, un molino, un Quijote que recuerda al Mago de Hoz, un guiño al mundo de la moda… En la contracubierta: flores, una cara sonriente y un unicornio que nos remite a que todo sea posible en el mundo de la fantasía. Que la disfruten.

Adolfo Caparrós

Minientrada | Publicado el por | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

“Dirección estratégica de empresas de comunicación”, de Alfonso Sánchez-Tabernero


De cómo gestionar una empresa informativa y no morir en el intento

 

Clasificación: Ensayo

Editorial: Cátedra / Signo e imagen

 

El libro que hoy presentamos supone un apoyo básico a todo el que quiera estar al día de cómo se gestionan correctamente las empresas de comunicación. Es más, una empresa informativa tiene ciertas peculiaridades pero hay otros aspectos que son comunes al resto de las empresas.

En este sentido, considero muy interesante saber cuáles son los criterios de motivación de un trabajador o la polémica que se genera a los inversores a la hora de decidir entre la calidad y los beneficios a corto plazo.

Es decir, que la lectura del libro que hoy recomendamos aporta información muy interesante sobre cómo funcionan las empresas en general, cómo se puede motivar a un trabajador y lo importante que es que los equipos que dan la cara por las empresas estén debidamente remunerados y tratados para que todo salga bien.

Por otro lado, las cuestiones éticas son especialmente relevantes en la empresa informativa. El sexo, la violencia o el racismo son especialmente peligrosos en un mundo en el que se vive a expensas de la audiencia. Por lo tanto, la calidad es algo tan importante, o más, que en cualquier otro producto.

Ser muy cuidadoso con lo que se presenta a los lectores o a otro tipo de audiencias es clave para la buena marcha del negocio. Más teniendo en cuenta que es un mundo en el que la publicidad supone una decisiva fuente de ingresos y que los anunciantes solamente querrán presentar sus productos en espacios que gocen del prestigio necesario.

Dicho todo esto, el libro viene trufado de extensas bibliografías al final de cada capítulo que aportan lecturas complementarias para quien, como me ha ocurrido a mí, se vean atraídos por el apasionante mundo de la empresa informativa.

Formalmente, claro está, es un ensayo. Escrito de manera ágil, con cuadros y tablas que apoyan muy bien al texto pero es literatura gris, al fin y al cabo. De todos modos, se trata de un ensayo que nos presenta uno de los mundos más atractivos del universo empresarial, el de los medios de comunicación. Por lo tanto, considero que pueden ser muchos los lectores que se vean atraídos y sorprendidos al conocer abundantes curiosidades de cómo se han gestionado los grandes grupos de comunicación de Europa y Estados unidos. Tampoco se trata de un ensayo tan extenso que pueda resultar pesado a la hora de abordarlo. En la cubierta una redacción con ordenadores, intrépidos periodistas y mucho, muchísimo papel. Y eso que decían que con los ordenadores el papel iba a desaparecer de las redacciones. Que lo disfruten.

Adolfo Caparrós

Minientrada | Publicado el por | Etiquetado , , , | Deja un comentario

“La edad de hierro”, de J. M. Coetzee


 

Cadenas, guerreros y cáncer 

Clasificación: NovelaLa edad de hierro, de J. M. Coetzee

Editorial: Debolsillo / Penguin Random House

Es posible que reseñar a Kazuo Ishiguro –último Premio Nobel de Literatura- hubiera tenido más lógica que reseñar a John Maxwell Coetzee –galardonado con el mismo Premio en 2003-

Sin embargo, me habían hablado y recomendado tantas veces al escritor sudafricano que he optado por leer esta novela que narra con toda la crudeza del mundo la desgracia que supuso, quizá todavía supone, el apartheid.

El argumento presenta a la señora Curren enferma terminal de cáncer, cansada, fatigada, al límite de sus fuerzas pero con ganas de escribir un testamento a su hija emigrada a Estados Unidos.

No se trata de un testamento de bienes; sino del sedimento y la enseñanza que le ha aportado toda una vida dedicada a la Literatura y su docencia.

Junto con eso, su día a día. La amistad con Verceil –un vagabundo que se le cuela en el soportal- Empieza siendo un intruso borracho, odiado por los hijos de la mujer que le ayuda. De hecho, se lleva una paliza del hijo y su amigo porque el otro lado del apartheid también es duro. Supone un rechazo de los jóvenes guerreros frente a los ancianos improductivos que estorban a su progreso.

Por su parte, la preocupación de la señora Curren va en aumento. Ella fue a vivir a Sudáfrica con la idea de una tierra prometida. Un lugar en el que podría realizar una buena labor. La cruda realidad es que los jóvenes prefieren morir a estudiar. Tienen, casi textualmente, la sangre caliente del guerrero. Ese instinto animal que pasa por encima de conocimientos, política y diálogo que lo entrega todo a la fuerza.

Pese a las advertencias de la señora Curren, ambos jóvenes terminan mal. Uno muerto y el otro gravemente herido. Remontándonos a los orígenes del género, tiene mucho de aviso contra malos hábitos este libro.

Desde luego, presenta un Locus Eremus en el que no hay lugar para la felicidad, ni para la alegría, solamente queda el dolor, la lucha y la muerte.

Verceil se convierte al final en un Ángel de la Guarda al que ama. Llega a decirle que necesita una mujer, alguien que le cuide a él cuando ella falte. Pero él no termina de entender. Está instalado en la soledad, en el desamparo y su único refugio es el alcohol. No conoce otra realidad, de ahí su reacción <¿Necesito una mujer?>

Formalmente, se trata de un libro de auténtico bolsillo que transcurre rápido. A veces histérico, otras deprimido, siempre sabio. Literatura que denuncia las cadenas que presiden la cubierta en negro sobre blanco. Que lo disfruten.

Adolfo Caparrós

Minientrada | Publicado el por | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

“Todo esto te daré”, de Dolores Redondo


 

 Pazos, marqueses y asesinos

 Clasificación: Novela Policíaca

Editorial: Planeta

La novela que hoy presentamos se corresponde con la ganadora del Premio Planeta de 2016.

Se trata de una novela plagada de sentimientos en la que lo de menos, según mi modesta y confusa opinión, es la trama policíaca y lo más importante, el gran trabajo psicológico con el que se afronta a los personajes y una historia muy bien llevada.

Así, encontramos a un protagonista que es el desencadenante de todo el relato por su fallecimiento. Manuel, su marido, no parará hasta desmadejar la historia que ha dado con él en el cementerio.

Para lograr sus fines tiene a dos aliados inseparables que tienen sus propias historias, sus propios pesares pero, en el horizonte, un fin ante el que no se van a doblegar: conocer los pormenores del fallecimiento de Álvaro, el marido de Manuel.

Se trata de un teniente de la Guardia Civil recién jubilado, Nogueira y de un sacerdote amigo de la familia de los marqueses desde la infancia, Lucas. Entre los tres acudirán al Seminario, al Pazo de los marqueses y a donde sea necesario, preguntando a unos y otros con el fin de descifrar las sospechosas circunstancias del fallecimiento de Álvaro.

Me ha gustado mucho el trabajo psicológico que hay detrás de cada personaje de manera que todas las piezas van encajando en el rompecabezas con precisión matemática.

También están muy bien tratados los escenarios, una Galicia casi siempre lluviosa que hace que en el inicio del otoño nos sintamos muy bien ambientados en esos escenarios llenos de nubes y lluvia.

En la cubierta, la ventana del Pazo con las paredes cubiertas de vegetación y la misteriosa ventana sin cortinas, persianas o visillos en la que se aprecia un rostro masculino tan enigmático que nos llama desde ese lado de la realidad a abrir la novela y comenzar a leer. Que la disfruten.

Adolfo Caparrós

Minientrada | Publicado el por | Etiquetado , , | Deja un comentario

“El punto ciego”, de Javier Cercas


Novelas sin respuestas 

Clasificación: Ensayo

Editorial: Penguin Random House

Breve ensayo el que se nos presenta en este ágil y periodístico libro de Javier Cercas.

Digo periodístico no solamente por el estilo; sino también, porque diversos fragmentos del mismo han aparecido en distintas publicaciones periódicas.

No resta interés, ni mucho menos, al libro que hoy reseñamos ya que son fragmentos perfectamente ensamblados en torno a ese género amado, leído y disfrutado del que no terminamos de cansarnos. Me refiero a la novela.

El punto ciego consiste en esa duda que nos contagian los libros que constan de dicho punto ciego cuando terminamos de leerlos. En la novela por excelencia, “El Quijote” hay muchas preguntas pero una domina y preside la cuestión. ¿Está realmente D. Quijote loco? Hay quien opina que era un loco muy cuerdo, otros que entienden que recupera la cordura al final.

Opiniones, en definitiva para todos los gustos. Eso es el punto ciego. Pasa lo mismo en el cine. Cuando después de ver una película vamos a tomar un refrigerio y empiezan a surgir dudas, diversos puntos de vista, debate, al fin y al cabo, estamos ante una película con punto ciego.

Se trata, no de despejar dudas, sino de crear más y más, de liar la madeja de manera que no haya quien se salga de ella. No en vano, presiden la edición estas dos citas:

<Si me dieran a elegir entre buscar la verdad y encontrarla, elegiría buscar la verdad> G. E. Lessing

<La misión del arte hoy es introducir el caos en el orden> T. W. Adorno

Termina el estudio con una reflexión muy interesante sobre la figura del intelectual. Hay quien opina que los intelectuales no pintan nada en el panorama político y social. Otros, consideran que el intelectual es una figura cada vez más decisiva en la vida política y social. De hecho, Cercás apuesta por un cambio de término que implique otras cosas en la figura del intelectual. El libro es de 2015 y el término <influencer> parece imponerse en ese sentido que explica el propio autor, en el que el círculo se amplía, no solamente a escritores; sino también, a músicos, actores, directores, deportistas…

Formalmente, preside la cubierta Moby Dick, la ballena blanca que irrumpe desde la oscuridad del mar en la noche oscura con un blanco luminoso que puede encarnar al bien o al mal o a ambos a la vez. Esa es la cuestión. El animal que protagoniza otro de los libros con punto ciego a los que más espacio le dedica el ensayo. Que lo disfruten.

Adolfo Caparrós

Minientrada | Publicado el por | Etiquetado , , | Deja un comentario